¿Alguien se ha detenido a pensar que pasa si todos “nos quedamos en el gao”?


El Dr. C. Alejandro Delgado Castro, decano de la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana, invita a reflexionar sobre el viral #QuédateEnCasa.

Compañeros: He visto con preocupación que algunas personas están usando etiquetas como #QuédateEnCasa o imágenes similares. Esa no es, por el momento, la posición de la Facultad (de Turismo) ni de la Universidad (de La Habana).

Cada cual es dueño de sus actos, pero quiero pensar que ustedes no crean que viven en el país del sálvese quién pueda ni el de me importa un comino mi vecino. Sé que todos tenemos motivos personales para evitar el contagio, pero nada de eso nos da derecho a convertirlo en una campaña que es esencialmente dañina.

¿Alguien se ha detenido a pensar qué pasa si todos “nos quedamos en el gao”?

Los trabajadores del sistema de comunicaciones, siguiendo ese razonamiento, deberían ante todo pensar en su bienestar personal y familiar y las comunicaciones, tan vitales para enfrentar esta epidemia, pudieran y de seguro serán afectadas.

Los trabajadores del sector de la gastronomía, pudieran decidir no acudir mañana a su centro de trabajo, y el sistema de atención a la Familia, que puede ser la de cualquiera, fallaría y con ello la ingesta diaria de miles de ancianos en nuestro país, los más vulnerables.

Tal vez el sábado, los trabajadores del sector energético decidieran que es mejor quedarse en casa, y en poco tiempo el país quedaría sin servicio eléctrico, sin el cual las posibilidades de enfrentamiento a la pandemia se reducen casi a cero.

Los trabajadores de la salud (es un ejemplo) podrían decidir, quién mejor que ellos con conocimiento de causa, que es preferible quedarse en el hogar (no el de ancianos donde laboran, sino el suyo propio) que arriesgarse a cuidar de la salud de los demás, máxime en tiempos de epidemia.

¿Qué sería de nuestros hospitales y policlínicos, de esa atención primaria que es clave en toda esta situación?

He aquí sólo algunos ejemplos. Ahora bien, sepan que esa trabajadora de la salud, el de gastronomía, el liniero, todos, van al trabajo cada día porque su nené está en el círculo, el niño en la escuela, la hermana mayor en la universidad y esa seguridad les permite enfrentar sus propios retos.

Saben que en medio de todo, con los riesgos que eso también entraña, otras personas que no son ellos (nunca serán como ellos) velan en lo posible para que los más jóvenes estén protegidos, para que no anden en otros lugares donde esas precauciones no existen.

Pienso que es muy importante meditar sobre esas cosas, repito, porque las actitudes personales son una cosa y nuestra responsabilidad con los demás es otra.

Tomado de Somos Jóvenes

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .