Del otro lado de la vida


Por Sandra Fagales Mir. Entre miradas y disfrute transcurren las noches de martes, jueves y sábado. Como espectadores nos colocamos Del otro lado del paraíso, para ser testigos de esta propuesta televisiva. Mientras la rutina hogareña del día se va despidiendo, la novela brasileña, nos ofrece la posibilidad, no solo de saborear excelentes actuaciones; también de reflexionar sobre temas silenciados que lentamente abren velos y se asoman, sobre todo, desde la denuncia.

Del otro lado de paraíso, creada por Walcyr Carrasco trata asuntos como el machismo y la violencia doméstica. Resultan interesantes los símbolos que aparecen: el manicomio y la psiquiatría como códigos de la medicina, que controlan y e ilustran al conocimiento mediado por un poder que margina lo diferente o que estorba. La protagonista, Clara (Bianca Bin), es víctima de una trampa y termina recluida en un centro psiquiátrico, y uno de los argumentos principales para su reclusión es que no se ajusta a los preceptos de una esposa obediente.

La localización de las acciones principales de la trama transcurre en un pueblo de Palma, un sitio que también se transforma en elemento simbólico importante, pues denuncia las concepciones machistas que prevalecen en las zonas rurales. El hogar es visto como ese espacio que refuerza el patriarcado y surge la madre que introduce una educación sexista y esculpe en el hombre un carácter agresivo. El personaje de Gael (Sérgio Guizé) muestra a un hombre que solo esconde sus miedos y la inseguridad masculina de responder a las expectativas sociales asignadas a su condición de varón.

La violencia doméstica es retratada no solo como problema familiar, se devela, tal vez no en su magnitud, pero los matices esenciales se ilustran y, sobre todo, el personaje de Clara permite mostrar el maltrato femenino cuyas consecuencias no quedan entre las paredes de una casa, es un problema social que requiere una mirada crítica, de abrir las puertas y denunciar.

Los mandatos sociales son amarres que nos pueden dañar a tal punto de transformarnos en lo que no somos. Mentir, traicionar y ser mezquino es el dilema del siquiatra Samuel, quien no acepta su homosexualidad, por temor de no ser aprobado, etiquetado y hasta ser objeto de maltrato por su orientación sexual, así los prejuicios dirigen la vida. Con los códigos propios del género nos acerca a una realidad y a un pensamiento discriminatorio que deja huellas existenciales y marcas sociales.

Entre las polémicas que ha generado este producto televisivo están las escenas entre la pareja homosexual, reafirmando cómo prevalecen las ideas homofóbicas, por tanto, no es un tema trillado.

Del otro Lado del paraíso, ofrece una historia televisiva contemporánea que ubica a los espectadores del otro lado de la vida: allí está el silencio que oculta, tal vez lo más importante de la existencia. Del otro lado de la vida está la esencia del ser humano: respeto y amor. Poco a poco las novelas brasileñas, sin dejar de ser propuestas comerciales, se están alejando de las historias rosas sin matices y están adquiriendo los tonos de las complejidades de los lados de la vida.

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .