Política cultural vs espacio público: un debate imprescindible


Por Luis Ernesto Ruiz Martínez. Un post publicado por Erian Peña Pupo en Facebook, alerta sobre un tema urgente en la Cuba de hoy: la adecuada aplicación de disposiciones que impidan la agresión del espacio público, por parte de instituciones estatales o privadas.

El colega Juan Pablo Carreras me alertó sobre esta publicación que aborda un tema que no es exclusivo de Holguín, como bien señalan algunos comentaristas, ni tampoco el único culpable debemos buscarlo en tiendas o instituciones estatales, pero al tratarse de un ejemplo de esta naturaleza, es ahí donde centramos  nuestra mirada, al menos por ahora.

Escribe Erian en su publicación:

Antes era dentro, ahora no basta y la calle puede ser buen escenario para vender y esparcir gustos musicales. Además, si uno quiere actualizarse musicalmente con las nuevas producciones del reguetón, es necesario visitaruna pizzería o un restaurante estatal, sus trabajadores incluso pueden compartir la transmisión radial de un juego de béisbol. Comerse una pizza escuchando a todo volumen a Héctor Rodríguez narrar un juego. No nos podemos quejar entonces, música y deporte gratis como parte de los servicios.

Lástima que a la foto –corredores de la tienda La Luz de Yara, en Holguín– le falte el audio…

Además de invitarlos a darse una vuelta por el perfil personal de Erian para leer todos los comentarios, comparto con ustedes el de Eduardo Rafael Ávila Rumayor, Director de la Casa de Iberoamérica en la ciudad de los parques:

Creo que hace falta mucha informaciòn, mucho trabajo cultural màs alla de nuestras instituciones culturales.

Convivir con lo que hace daño no solo por el ruido, sino por todo lo que atañe al orden pùblico es tambièn nuestra irresponsabilidad al admitirlo.

Resulta paradòjico en algunos casos, que no se pueda poner la cartelera cultural en los corredores espaciosos de nuestras instituciones, segùn lo establece Planificaciòn fìsica y se permita que “saquen el negocio” hacia el espacio que es de transeuntes.

Y no se trata de prohibir las ferias comerciales, bien conocido es que en esta època del año, celebremos o no segun nuestra tradiciòn La Navida, hay una proposiciòn distinta desde el comercio. “Sacar productos” amontonados en cajas y hacer ruido para atraer tiene muy poco de cultural, tiene muy poco de ciudad que sedistingue por su belleza, atenta contra el nombre que la tradiciòn le ha dado de ciudad limpia y de parques y corredores amplios.

El fetiche del comercio deambulante, de basares de novelas turcas, atenta contra todo lo hermoso que se construye desde el mas grande esfuerzo gubernamental.

Nota: el comentario está reproducido tal y como puede verse en Facebook en este enlace.

 

Anuncios

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.