Reflexión frente a la televisión


Por Raúl Antonio  Capote Fernández. Los grandes medios de comunicación “privados”, intentan modificar la percepción de la realidad con elementos audiovisuales, no para generar reacciones reflexivas, sino para vendernos una realidad que no existe.

Mediante técnicas de manipulación del inconsciente siembran en nuestras mentes miedo, rechazo, deseo, necesidades irreales, un niño o niña de nuestros días cuando cumpla 18 años habrá visto más de 200,000 actos violentos, en la televisión o en cualquier otro artefacto tecnológico, será leal a varias marcas de transnacionales, habrá visto, escuchado, leído, sentido incluso, que el comunismo es malo millones de veces de millones de formas distintas, la revolución es mala, el capitalismo es bueno, usted también puede tener un auto lujoso, caminar por la alfombra roja, ser exitoso, si no lo logra es porque sencillamente eres un perdedor.

El ejercito estadounidense es invencible, (quien se acuerda ya de Vietnam y tantas otras derrotas).

Lula es malo, es corrupto, el PT es malo, va a convertir a Brasil en Venezuela (si yo fuera un pobre brasileño debería saltar de alegría ante la noticia), pero los medios dicen que Venezuela es mala, una vez, millones de veces.

No importa la verdad, no importan las pruebas, lo dicen los medios, lo fabrican las medios
Estás sometido a más de 5 horas al día de audiovisuales y programas interactivos, si sumáramos las horas que pasamos frente a los aparatos electrónicos cuantos años de nuestra vidas serán.

La vida de un joven de 18 años, sobre todo si vive en en medio del “esplendor” de la sociedad capitalista, ha sido manipulada, programada por poderosas corporaciones, es un adicto a la droga tecnológica.

El sistema intentará controlar su actitud, construirá sus temores, nutrirá sus inseguridades, manejará su visión del mundo, sus ideas, será una mercancía más de su industria diseñado para construir otras mercancías, para comprar y comprar otras mercancías, nada será más importante para él que comprarlas.

Por eso podemos explicarnos la existencia de pobres de derecha, de personas humildes que votan por Bolsonaro en Brasil, como entender la existencia de defensores del capitalismo explotados por el sistema, que viven en la miseria más espantosa, sino como podemos entender que en un país con alta cultura política existan personas que rindan culto al éxito del capitalismo, sistema fracasado, que ha sido incapaz de, a pesar de dilapidar los recursos del planeta, solucionar el problema del hambre de miles de millones de seres humanos, el problema de la salud, de la educación, de la seguridad, un sistema egoísta que amasó su fortuna con la sangre de millones de esclavos africanos y de otras regiones del mundo, de millones de obreros y campesinos, promotor de guerras espantosas, que lo único que ha garantizado con su culto al mercado, es la riqueza de un por ciento muy reducido de la población mundial a costa del sufrimiento y la miseria de la inmensa mayoría, a no ser que usted no considere personas a más del 80% de los hombres y mujeres que habitan nuestro planeta.

Cómo se entiende que rinda culto al mercado quien nada tiene y es despojado de su derecho a una vida digna, por ese mismo culto al mercado, inhumano, despiadado, salvaje.

Cómo enfrentar el estado actual. la situación actual, se repite el dilema ser o no ser y ser qué.

Anuncios

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.