Senectud


Por Liset Prego Díaz. Tener hijos, sentir que no puedes hacer cosas que antaño te resultaban cotidianas y sencillas, cumplir 30 años o más otorga una conciencia de la mortalidad que puede ser dolorosa, pesada. Envejecer, cosa que se dice hacemos desde el nacimiento, pero de la que solo se es realmente consiente al ver las canas de tus padres, es un proceso complejo y aceptarlo, un reto enorme.

Nunca como ahora fue tan evidente cuántas carencias sufre este grupo etario, más allá de políticas institucionales, prioridades gubernamentales o voluntad estatal.

Cama fowler, colchón antiescaras, pañales desechables, toallitas húmedas, medias para favorecer la circulación, bastones, andadores, suplementos alimenticios, accesorios para el baño, parecen lujos en muchos casos en los que incluso, la eufemística e indefinible vivienda digna continúa siendo un anhelo por alcanzar pese a que quienes la sueñan pueden incluso superar la esperanza de vida de la nación.

Peor que no tener nada de esto, por demás necesario, es la desmemoria, la postración, la soledad, el desamor, la certeza de una enfermedad terminal, a todo ello puede enfrentarse un anciano, a todo eso podemos enfrentarnos los que hoy les vemos perder recuerdos, movilidad, facultades.

Muchos hemos tenido que enfrentar la contabilidad que no cuadra, la búsqueda de una mano financiada por un bolsillo ya sufrido, para brindar compañía y ayuda a los ancianos solos durante el día o el año.

Algunos han debido dejar sus empleos para cuidar a los mayores de la casa, menguando sus ingresos en un momento en que necesitarían duplicarlos, es así como se enfrenta la sociedad cubana actual a ese fenómeno que vive una isla del tercer mundo como si fuese del primero. Y aunque las garantías de salud gratuita, pensión, hogares de ancianos, círculos de abuelo, conforman un alentador panorama, sigue siendo insuficiente.

Es complejísima la situación a la que se enfrenta la familia cubana en este siglo que ya va para su tercera década. Las soluciones que se requieren son para ayer, porque antes de que podamos darnos cuenta llegará el día en que no veremos las letras chiquitas, nos será imposible enhebrar una aguja sin ayuda, tocarnos los dedos de los pies, o recordar dónde dejamos la dentadura postiza, tal vez antes de lo que suponíamos, estaremos tan desgastados de cuidar a los que llegaron primero, y entonces lamentaremos no haber garantizado para ellos y para nosotros mejores condiciones.

La atención a los adultos mayores requiere un trabajo consciente, multisectorial, sistémico, estratégico, sostenido y sostenible. Con suerte todos llegaremos a viejos, y es necesario poner en esa etapa de la vida dignidad y respeto, atención y cuidado.

(Tomado del blog Elskramujo)

2 comentarios sobre “Senectud

  1. Triste pero real. Al menos en Cuba tienen políticas sociales que van enfocadas a la contención de ese grupo etareo. Por estos lares ya somos considerados ancianos a los 65 años. Hay un suicidio cada 14 horas y el 48% corresponde a ese grupo.

    Me gusta

  2. La verdad, tengo 65 años ,vivo en Ecuador país del tercer mundo, donde el capitalismo rapaz y opresor lo conozco desde que nací. Seguí el ejemplo de mi hermano mayor comunista desde que tengo uso de razón, conozco lo que es represión y cárcel por estar contra el imperio yanqui. Viví 10 años de revolución democrática burguesa del socialismo del siglo XXI con Rafael Correa y ahora sufrimos la traición del judas, Lenin Moreno. estoy convencido que viviré mucho mas, de mi senectud puesto que conocí y viví el socialismo real en Europa y la grandeza de la revolución cubana el primer territorio libre en América y otras acciones como Chile con Salvador Allende. es decir gozos, triunfos y fracasos de la liberación de nuestros pueblos a nivel mundial. Pero nada debe doblegar a nosotros los viejos de tiempo pero jóvenes de corazón a seguir luchando por nuestros ideales que son y serán siempre del Pueblo revolucionario cubano y del mundo.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .