¿Aprobaremos una nueva Constitución Socialista?


Por Jesús Álvarez López. A mi entender la historia recogerá la constitución socialista vigente como la más trascendente, la que rompió el orden económico-social explotador y refrendó jurídicamente el nuevo estado “de los humildes, por los humildes y para los humildes”. No está moribunda, solo que es preciso adecuar la carta magna a los actuales cambios, algunos de ellos impuestos por las circunstancias, para poder insertar a Cuba en la desfavorable realidad económica nacional e internacional, con un bloqueo imperial recrudecido. O sea, aquí no caben los golpes de pecho.

Abrir las puertas al mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera no significa modernidad sino necesidad. Construir el socialismo y avanzar hacia la Formación Económico Social Comunista presupone consolidar cada milímetro recorrido, no solo en la economía, sino también en la formación del hombre nuevo.

En concreto, después de leer y meditar profundamente, concuerdo con casi todo el articulado del proyecto, pero sobre algunos aspectos mi opinión es diferente:

  1. El fin supremo debe seguir siendo construir el socialismo y avanzar hacia la sociedad comunista.
  2. a autonomía empresarial debe tener los límites que aconsejan los objetivos de nuestro sistema socialista, o sea redistribuir sin igualitarismo pero con justicia la riqueza creada para evitar la enorme y creciente desigualdad de ingresos.
  3. Cuba solo debe mirar al pasado para tomar oxígeno de su gloriosa historia y no recoger deshechos despreciables como “gobernador” e “intendente”, tan repudiados en la conciencia popular como los alcaldes, sargentos políticos, capataces o guardias rurales.
  4. Resulta incoherente limitar hasta 60 años el acceso a la presidencia de la República, un cargo que reclama tanta experiencia cuando incluso la jubilación se ha extendido hasta los 65 años.
  5. Más importante que el tiempo de mandato es la posibilidad de que sea revocado el presidente por los diputados del pueblo cuando se aleje en su conducta personal, accionar diario o resultados esperados, del mandato encomendado.

Como conclusión diría que el carácter irrevocable del socialismo y el papel rector de nuestro Partido Comunista de Cuba es lo más significativo de nuestro proyecto de constitución, pero lo realmente decisivo es su implementación, el blindaje de la revolución, que no se logra solo por estar contenido en la carta magna, para evitar que pueda ocurrir en el futuro lo que hicieron en una noche, con vodka de por medio, los que destruyeron la mayor potencia socialista de la historia.

Fidel nos alertó en noviembre del 2005 que nosotros mismos podríamos destruir nuestra obra. Y para salvarla debemos cuidar la unidad o cohesión del pueblo como a la niña de nuestros ojos, y cambiar lo que sea necesario para que nuestros hijos y nietos, junto a los servicios de educación, salud, cultura y deportes, entre otros, garantizados por la revolución, puedan vivir en una sociedad donde satisfagan sus necesidades materiales. Se trata de una asignatura que nuestro socialismo ya hubiera aprobado con sobresaliente nota sin la cruel guerra económica a que nos ha sometido el imperialismo yanqui. Y los adversarios de la revolución que digan lo que les venga en ganas.

Anuncios

5 comentarios sobre “¿Aprobaremos una nueva Constitución Socialista?

  1. Pienso que todos los cambios son válidos siempre y cuando se conserve la esencia, y la esencia de Cuba es socialista, es antiimperialista. Regresar al capitalismo sería traicionar a Fidel, a Ernesto Guevara, a Martí, a tantos mártires de la revolución cubana, sería arrodillarse ante las pretensiones de los Estados Unidos y sinceramente, espero que eso nunca suceda. Como dice Silvio Rodríguez, hay que reinventar la revolución, hay que pensar en una revolución sin la “r”, es decir, en una evolución. Hay que corregir errores, que seguramente se han cometido muchos, pero también es una realidad que los aciertos son mayores que los errores y esa es la importancia de la revolución, reconocer los aciertos y corregir los errores. Supongo que esa es la intención de la reforma constitucional y ya para terminar quiero suplicar a los cubanos que hagan todo lo necesario dentro de la revolución, pero nunca contra ella.

    Me gusta

  2. Excelente enfoque, muy bien balanceado: cambiar lo que sea necesario, sin perder la brújula de su propia y extraordinaria historia de ser pionera del socialismo en América. La leyenda bíblica de David enfrentando a Goliat, palidece al lado de la real lucha de Fidel guiando al pueblo cubano contra los afanes imperiales de la mayor poptencia militar, financiera y política de todo el tiempo de la humanidad. Su presencia, constituye no solo una inspiración continental sino que, son la prueba viviente que el posible construir una sociedad más justa y solidaria. Gracias. Saludos fraternales.

    Me gusta

  3. Excelente articulo, con mesura, balance, tono y lenguaje adecuados. No obstante, considero que si bien es importante que el Presidente pueda ser revocado, primero debe ser elegido por el Pueblo, no por el Parlamento. De igual modo no considero necesario gastar balas en la denominación de los cargos Gobernador e Intendente, pues ¿qué hay en un nombre, si la rosa bajo otro nombre tendría igual fragancia? Si creo que los cargos en cuestión deben ser elegidos también por el pueblo y ser revocables cuando dejen de cumplir la función para la cual fueron elegidos. La designación puede llevar a que los dirigentes en tales posiciones se preocupen más de quedar bien con el órgano que los designó que de satisfacer al pueblo (provincia) que representan.
    Otro aspecto que considero debe incluirse es la obligatoriedad de trabajar. Hay muchos vagos y personas que no producen ni aportan a la Sociedad, son la cantera ideal para la fuerza de trabajo del “mercado subterráneo” que ni está bajo tierra ni se esconde de nadie para garantizar el lucro de muchos que no aportan un chícharo y viven mejor que quienes si sudan la camisa día a día.
    Por último, respecto al artículo 3, la Patria no lleva adjetivos. Dígase Patria y ya se dijo todo. Socialismo es el sistema político, económico y social que construimos en Cuba, pero mañana puede llamarse Comunismo u otra denominación. ¿Dejaría de ser nuestra Patria? Si ya dejamos claro en el artículo 1 que Cuba es un Estado socialista de derecho, democrático, independiente y soberano, entonces ¿por qué acotar la Defensa de la Patria?

    Me gusta

  4. en lo personal, no me gusta ni siquiera lo de los 60 años… la cifra que me gusta es 55 años como edad límite para ser presidente, dos mandatos de 5 años y tiene 65 el presidente y a retirarse y que venga otro más joven, más fresco… en cuba hay mucha gente joven preparada para seguir poniendo en hombros de ancianos un país tan complicado en un mundo tan complicado… díaz canel se ha propuesto visitar cada seis meses todas las provincias, puede hacerlo un hombre de más de 70 años?!… lo dudo… y él ahora está aportando ideas frescas y nuevas pero cuando lleve diez años ahí lo que le queda es el poder porque las ideas ya se le gastaron y la visión actualizada y renovada, también…

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.