Una sanción sin «cargo» público


El polémico Víctor Mesa. Foto: Agencia Cubana de Noticias.
El polémico Víctor Mesa. Foto: Agencia Cubana de Noticias.

Por Norland Rosendo González. La circular escueta desboca los comentarios. Unos injurian, otros despotrican. Todos quieren saber qué pasó, pero la nota oficial solo dice: «A partir de la 2da Sub Serie de la II Fase, el director del equipo Industriales Víctor Mesa Martínez queda suspendido por tres juegos por INDISCIPLINA».

Así, olímpicamente el que redactó la Circular se pasó con fichas. Dejó la «data» abierta para que se pegue cualquiera, y desde que se hizo pública la medida no cesan las especulaciones.

Dicen que la causa fue un altercado con los dirigentes del béisbol cubano por cuestiones de los preseleccionados para el Panamericano sub-23 y algunos cambios que quería hacer en la nómina de sus Industriales.

Dicen también que si por emplear a un jugador no autorizado en el último juego contra Pinar del Río y que eso merece ese «castigo».

Pero dicen también que lo que se armó en el hotel donde se hospeda el equipo fue tremendo. La vox populi cuenta que aquello terminó en una trifulca que había empezado en el estadio, después que Yoasán Guillén no se tiró en home y la que debía ser la carrera del empate concluyó siendo el último out del tercer partido ante los Vegueros.

A Víctor se le vio muy molesto con su jugador después que el árbitro cantó el out. Pero eso es normal en él; nunca está quieto. Que se pasa en los gestos y los ademanes, tampoco es noticia.

Dicen más cosas y mientras no se les ataje, los inventores de historias seguirán empujando sus creaciones para que crezcan como bolas de nieve loma abajo.

Eso sucedió el sábado por la noche y el domingo se hizo pública la sanción «sin delito».

Así no más. Y nadie de los que deben dar explicaciones se sale de una palabra: indisciplina. ¿Cuál?, ¿Dónde? ¿Cómo saber si la condena se corresponde con la envergadura de los hechos? ¿Por qué creer en alguien que esconde datos?

Mientras eso sucede en la liga cubana, en la Serie Mundial de las Grandes Ligas un gesto dentro del banco —detectado solo por un camarógrafo y publicado probablemente por lo curioso del hecho sin imaginar lo que vendría después— le costó a Yulieski Gurriel más de 300 mil dólares de multa y la suspensión de cinco juegos en la próxima temporada, porque el lanzador japonés Yu Darvish consideró el gesto un acto racista.

Ese estirón de la piel cercana a los ojos hacia atrás se volvió muy viral y casi es más noticia que la mano de palos en la que se liaron sus Astros y los Dodgers en el quinto juego por la más codiciada corona del béisbol rentado.

El propio Comisionado de las Grandes Ligas habló con Yulieski, y este, que de racista no tiene nada y de chistoso tampoco, se disculpó por el incidente y aceptó el castigo por lo que fue interpretado y no por lo que él pensó que sería.

Acá, seguimos esperando que se diga lo que pasó con Víctor Mesa y se paren de una vez las bolas que en nada ayudan a nuestro béisbol, ni al propio Víctor.

(Tomado del perfil de Norland Rosendo González en Facebook)

Un comentario sobre “Una sanción sin «cargo» público

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .