Cojímar tiene quién le escriba… y quiénes lo cambien


Daños y recuperación luego del paso del Huracán Irma, en Cojímar, localidad que forma parte del municipio de la Habana del Este, Cuba. Foto: Abel Rojas Barallobre .
Daños y recuperación luego del paso del Huracán Irma, en Cojímar, localidad que forma parte del municipio de la Habana del Este, Cuba. Foto: Abel Rojas Barallobre .

Otra vez un tema recurrente que regresa a este espacio mío. Otro desastre natural nos afecta y algunos de los mal llamados “medios alternativos” se las dan de “preocupados”, anunciando a los cuatro vientos que sus historias, son las únicas que muestran los verdaderos rostros de los damnificados. El comentario de Javier Gómez Sánchez en Facebook es lo suficientemente claro en este sentido.

Para los que se preocuparon por el cobro de las ayudas y donaciones a los afectados por el Huracán Irma, y leyeron al respecto en Cibercuba, El Toque, El Estornudo, etc, etc… Juventud Rebelde publicó este domingo 22, sobre lo que se hizo en Cojímar, el reportaje de la periodista Iviani Padín Geroy , titulado ¨Cojimar a corazón abierto¨:

¨Vender los recursos a la mitad del precio, dijo la Presidenta del Consejo Popular de Cojímar, fue la primera orientación. Luego de verificar la situación crítica en que se encontraban determinados núcleos, se decidió realizar la entrega de forma gratuita en caso de derrumbe total. ¨A quienes se les cobró el módulo y se les declaró posteriormente bajo categoría de pérdida total de bienes Comercio Interior les devolverá el dinero en su totalidad¨.

Antes decía el reportaje sobre las casas nuevas:

¨No sabemos el costo –dice Tamara-; seguro lo descontarán poco a poco de nuestro salario. Lo bueno es que ya vimos las casas y tiene muy buena terminación¨. Tamara aún no sabe que le será entregada de forma gratuita, como el resto de las viviendas construidas en los altos de Cojímar para los damnificados con derrumbe total¨.

¨Además de garantizar la vivienda para los damnificados, el Estado les ha entregado módulos de aseo personal, cocinas de inducción, mantas, colchones personales y cameros, juegos de sabanas, fundas y toallas, también con una bonificación del 50 por ciento.¨ (Se paga la mitad del precio).

Además se menciona que a cada familia afectada se le entregó gratuitamente de lo llegado en donación: dos almohadas, dos sábanas, una colcha y dos fundas, ¨el resto de los recursos se les vendió organizadamente¨ (Si es afectado de derrumbe parcial 50 por ciento, si es de derrumbe total no la paga).

También localizó dentro de las opiniones favorables a personas que tenían incertidumbre, o que no habían sido informadas de su solución, aunque resultó en la investigación que ya la tenían en proceso. Pero es importante darle tranquilidad a la gente. Aunque es muy complicado hacer las cosas perfectas en estas condiciones.

Pero lo más importante de este reportaje es que en Juventud Rebelde se cita con nombres y apellidos en Cojímar a: Georgelina Castillo, que demás de una vivienda construida por el Estado en un terreno alto fuera del peligro del mar, para sustituir la que perdió, recibió además 17 768 pesos (sin tener que devolverlos) para hacerle a esta una ampliación pues su familia numerosa no cabía ya en la casa anterior. A Ramón Hernández, que recibirá una vivienda nueva en un terreno alto, gratuitamente, que ya está en construcción y debe recibirla antes del 20 de noviembre. A Alexis González, lo mismo. A Rolando Dareas y Tamara Valdés, derrumbe total, ya se les están terminando sus casas, se le está poniendo el techo (gratuitamente). A Gerardo López, 73 años, una historia similar.

A Maricel Ruiz, que perdió paredes y el muro perimetral, pagará a plazos la mitad del costo de los materiales.

No logro explicarme como el ¨periodismo¨ de Cibercuba, El Toque y El Estornudo y más páginas web, a través de las cuales muchas personas creen mantenerse ¨informadas¨, son incapaces de reflejar y sostener las tesis y matrices de opinión que ha sido de su interés echar a rodar para luego dejarlas en el aire. Porque un trabajo como este se las hecha por tierra. Es extraño que un circuito de páginas que supuestamente cuenta con colaboradores talentosos, dedicados al afán de hacer periodismo ético, incisivo, realista, libres de censura, no pueden llevar lo que plantean a este nivel.

En Cojímar se reportaron 145 familias como damnificadas, y esos periodistas ¨independientes¨ no pudieron localizar a ninguna para sostener su discurso.

¿Es mucho pedirles?

Visión final: la actitud de esos medios me recuerda un viejo refrán que he escuchado millones de veces: “el que empuja, no se da golpes”. Al menos eso creyeron ellos, porque “el tiro les salió por la culata”.

Anuncios

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.