El Che a sus hijos: “su padre ha sido leal a sus convicciones”


"Aquí dejo lo más querido entre mis seres queridos", dijo el Che al referirse a sus hijos.
“Aquí dejo lo más querido entre mis seres queridos”, dijo el Che al referirse a sus hijos.

Por Omar Rafael García Lazo. Hace medio siglo mataron al Ché. Pobres asesinos, ¿qué iban a hacer? ¿Qué opción tenían? ¿Enjuiciarlo y condenarlo? Era mejor un trofeo muerto, que un héroe vivo. No los justifico, pero los entiendo.

Probablemente hasta el Ché les agradeció. Tan exigente como era consigo mismo, aquellos disparos cobardes impulsados por el alcohol tal vez le aliviaron la derrota guerrillera.

Si lo condenaban, la cárcel se convertiría en tribuna para él y en bandera para los que luchan. Pero la cárcel es una etapa en la formación de los revolucionarios y ya el Ché estaba hecho. El hombre nuevo bíblico había encarnado en él.

Por eso la muerte se convirtió en opción para los captores y quién sabe si para él también: “En una revolución se triunfa o se muere (si es verdadera)”. No es que se haya rendido. Se sabe que hizo por escaparse, acción que sin dudas alimentaría el mito y nublaría el fracaso. Pero aquel rostro apacible con mirada tranquila confirma que, justamente en el instante definitivo y nefasto, en el juicio consigo mismo, la convicción venció al dolor. Fue fiel.

La vida del Ché, como la de José Martí, conmueve. ¡Cuánta brillantez intelectual, audacia política, confianza en el ser humano y altruismo en una misma persona! Martí llegó a saberse grande, sin regodeos. El Ché ni siquiera se percató de su altura siguiendo a Fidel. ¡Cuánta entrega!

Ya soy padre y pretendidamente revolucionario. Y ya son decenas de veces que leo “aquí dejo lo más querido entre mis seres queridos”. Y se me crece, el Che, y se me crece coño… ¡Qué inmenso hombre, carajo! ¿Cómo no iba a morir tranquilo? Y la rabia, como si lo hubieran asesinado ayer, se alivia.

Recordémoslo como lo que fue y le dijo a sus hijos. Recordémoslo así y será suficiente para crecer: “Su padre ha sido un hombre que actúa como piensa y, seguro, ha sido leal a sus convicciones”.

Anuncios

2 comentarios sobre “El Che a sus hijos: “su padre ha sido leal a sus convicciones”

  1. Cuando el Che es asesinado ya había conquistado una altura de la cual no volvería a descender jamás, y no hablo del cielo, hablo de una altura superior donde pocos han llegado. El Che es hermoso, es gigante, fue, es y seguirá siendo ejemplo.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.