Visiones de un cubano que ama su gente y un buen plato de harina de maíz


También soy de los que disfruta de un buen plato de harina de maíz, y si está bien acompañado mejor.
También soy de los que disfruta de un buen plato de harina de maíz, y si está bien acompañado mejor.

Por Jesús AlvarezLópez. Disculpen si les parezco simple pero en mi opinión un plato de harina de maíz es cubanía. Más todavía si le agregamos boniato, carne de res ripiada y aguacate que fue mi almuerzo del último domingo. Sobre cada alimento podría escribir un post.

Ni mi avispado abuelo pudo presagiar que con el tiempo la harina se vendería más cara que el arroz. Conozco la causa y tiene que ver con el pensamiento burocrático, pero explicarlo lleva demasiado tiempo.

Sobre el boniato no me quiero extender, ando predispuesto contra él por estos días porque el dichoso tetuán me impidió consumir las 10 libras que compré en mi mercado con el precio correspondiente a la primera calidad.

El aguacate se erige como prueba de que el país debió topar los precios para todo tipo de vendedores y no solo para los mercados agropecuarios estatales. A pesar de su bajo costo hace llorar más que la cebolla por su precio.

Y la carne de res… bueno la carne de res reclamaría un ensayo.

Sin embargo, cuando miro el plato de mi post la mente vuela hasta el niño descalzo en Venturilla con una fuente entre las manos repartiendo carne cada vez que en mi casa se mataba un puerco. Pero me atrevo a decir que nada está perdido todavía porque ese espíritu ha sido golpeado pero sobrevive.

Respiro un oxígeno similar en mi cuadra que se resiste a dejarse contaminar por la crudeza de los tiempos. Ariel le da mantenimiento gratis al ventilador y me enseña a cocinar un congrí, Alexei me presta su taladro, Alipio me regala un aguacate, Gilberto me invita a un pomo de decano, Dunieski me regala un pozuelo con la carne de res ripiada de la ternilla que vino esta semana a la casilla…hablo de los hombres pero las esposas son calco y copia de solidaridad.

Y yo salgo sin pena por la cuadra regalando platos de harina de maíz, con la misma alegría de aquel niño que en Venturilla no solo repartía, sino que muchas veces saltó entusiasmado al ser sorprendido por una fuente de carne enviada por algún vecino, cuando ya no creía que podría quitarme de encima la tortilla.

Y quizás no encuentre las palabras para explicarlo, pero no cambio esta realidad que vivo cada día por ninguna otra. No se como será en otras partes, pero yo amo mucho a mi Cuba con sus carencias y riquezas. Y amo sobre todo a su gente.

(Tomado de la cuenta del autor en Facebook)

Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “Visiones de un cubano que ama su gente y un buen plato de harina de maíz

  1. Amigo pues síguela amando con mucha fuerza, porque te cuento que en Nicaragua el maíz que se consume y que le gusta tanto a los cubanos es tan caro que te caes pa tras… fíjate que cuatro (4) mazorquitas de maíz valen alrededor de 3.5 dólares, el aguacate 1.5 dólares, la libra de carne de res está casi a 4 dólares la libra y llena de agua, muy pocas personas en este país comen carne de res, y el boniato vale a 1,20 dólares la libra, así que estas en el paraíso, y no preguntes el chícharo, los garbanzos…..eso es solo para que comparen, HA!! LA MITAD DEL SALARIO SE TE VA EN PAGOS DE AGUA, LUZ, TELEVISOR Y DEMAS…

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.