#TenemosMemoria: “Nuestros mártires no serán ni olvidados, ni muertos”


Otra página inolvidable de nuestra historia.
Otra página inolvidable de nuestra historia.

Por Arnaldo Vargas Castro. Estaba a punto de cumplir siete años cuando ocurrió la masacre del Corynthia (28 de mayo de 1957) y a pesar de tan corta edad, en aquellos tiempos en que la información se negaba o tergiversaba, supe del suceso gracias a mi abuelo Modesto, quien siempre buscaba la manera de conocer las noticias que se radiaban entonces.

Mi acercamiento al histórico acontecimiento ocurrió muchos años después, cuando visité el lugar exacto donde pescadores de la zona ayudaron a desembarcar a aquellos hombres que solicitaron información sobre cómo llegar a la Sierra Cristal. Era el 23 de mayo de 1957, cuando en el lugar conocido por Los Coquitos, al norte de Cayo Saetía, hoy Isla de los Niños, perteneciente al municipio de Mayarí, pisaron suelo cubano y con auxilio de los pescadores se trasladaron hasta La Llanita (pequeña playa), desde donde cruzaron en botes el canal de Boca de Carenerito, para llegar a Dos Bahías y allí tomaron un descanso.

Supe por los lugareños que los expedicionarios se mostraban fatigados, medio desconcertados, y sin contar con un guía, emprendieron la marcha hacia el sur, en busca de las estribaciones de la Sierra Cristal. Lamentablemente, dos integrantes de la expedición desertaron, fueron capturados por el ejército de la dictadura y “hablaron demás”, como me comentó un guajiro conocedor de esa página de nuestra historia.

La expedición, integrada por 27 hombres, la mayoría perteneciente a la Organización Auténtica, bajo el mando de Calixto Sánchez White, y financiada por el ex presidente cubano Carlos Prío Socarrás (presidente de Cuba desde 1948 hasta el 10 de marzo de 1952, que fue depuesto por un golpe militar liderado por Fulgencio Batista), recibió preparación militar durante seis meses en Santo Domingo y había partido hacia Cuba, desde las costas de La Florida, EEUU, el 19 de mayo, aniversario de la caída en combate de José Martí.

Un detalle que no puede pasar inadvertido es que los servicios de inteligencia del ejército de Batista estaban al corriente de los preparativos, organización, armamento y entrenamiento de esa pequeña fuerza que pretendía apoyar la lucha revolucionaria que libraba Fidel Castro en la Sierra Maestra, e incluso, conocían el lugar del desembarco del Corynthia: un yate de unos cien pies de eslora y 12 de manga, con serios fallos técnicos, adquirido por nueve mil dólares.

Tal era el conocimiento que tenía el ejército, que el día 24 de mayo, la radio cubana interrumpió su programación habitual para informar sobre el desembarco. A ello se suma el desconocimiento que tenían los expedicionarios de la zona, no contar con un guía, y algunas indecisiones que impidieron tomar la Sierra en un tiempo prudencial, para anticiparse a la persecución de la dictadura, que inició en la madrugada del día 26, cerca del poblado de Cabonico, donde permaneció demasiado tiempo una parte de los expedicionarios, que habían desembarcado horas antes y se habían dividido en dos grupos.

El general asesino Fermín Cowley Gallegos, jefe del destacamento militar Holguín, había dado la orden precisa de “Rendidos no, muertos”, cuando envió a 500 soldados y 200 guardias rurales a cercar a aquellos bisoños combatientes, cerca de las comunidades de Téneme y Barredera. El día 28 fueron localizados y pactada la rendición, eran trasladados en un camión, pero cumpliendo el mandato del sanguinario Cowley, en el lugar conocido como El Naranjal de Cabonico, en pleno camino real, fueron asesinados con ráfagas de ametralladoras.

Al día siguiente, el Ejército de la Tiranía se presentó en el lugar de los asesinatos, dispersando los cadáveres para que parecieran muertos en combate, desalojándolos de sus pertenencias. Después, vecinos del lugar les dieron sepultura en el cementerio de Cabonico.

Justo es destacar que aún, sin contar con las condiciones necesarias, Fidel organizó el ataque al cuartel del Uvero, en las estribaciones de la Sierra Maestra, que a decir del Che Guevara, marcó la mayoría de edad del Ejército Rebelde, y su desenlace elevó la moral combativa y la confianza en el triunfo definitivo de la incipiente guerrilla que culminaría victoriosa la guerra el primero de enero de 1959. El propósito de Fidel era distraer la atención de los soldados que acosaban a los expedicionarios del Corynthia. De ahí su carácter solidario.

Gracias a una efectiva operación del Movimiento 26 de julio y al apoyo de la ciudadanía, se salvaron los miembros del grupo de expedicionarios que no se encontraban en el lugar de los hechos.

La comisión de historia del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Mayarí, con apoyo del sector de la construcción, levantó un monumento a los Mártires del Corynthia, en el mismo lugar donde fueron masacrados, para que sus nombres perduren en la memoria de los cubanos.

Las víctimas de aquel salvaje acto fueron: Calixto Sánchez White, Joaquín Ferrer de Blanck, Gustavo Ferrer de Blanck, Hubert de Blanck Ortega, Cleto Collado del Cueto, Luís Vázquez López, Ernesto Ceballos Baeza, Pedro Pablo González Mir, Roberto Martínez Riverón, Juan Fornés Piña, Sergio Sierra Cabrera, Saúl Delgado Duarte, Humberto Vinat Agüero, Jorge Prieto Ibarra, José Alberto Félix Suezcún Gutiérrez y Jesús Miguel Iglesias.

Además del monumento que perpetúa la memoria de aquellas 16 víctimas, en Cabonico, y la señalización de algunos otros sitios relacionados con el desembarco y traslado hacia ese sitio; una cooperativa (CPA) y una escuelita primaria, se nombran, “Márires del Corynthia:

Porque los subanos seguimos al pie de la letra la indicación de Fidel tras el asalto al cuartel Moncada: “Nuestros mártires no serán ni olvidados, ni muertos”

Anuncios

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s