En Paz, por respeto al derecho ajeno (+Fotos y Video)


Cámaras sobre el escenario en concierto de Raúl Paz. Fotos: Juan Pablo Carreras.
Cámaras sobre el escenario en concierto de Raúl Paz. Fotos: Juan Pablo Carreras.

Por Luis Ernesto Ruiz Martínez. Es muy difícil ejercer la crítica cuando las buenas intenciones acompañan a un proyecto tan admirable como el recorrido que Ernesto Limia y Raúl Paz realizan por toda Cuba. Pero ni eso justifica que un público salga pensando más en el maltrato, que en la calidad artística y humana de un concierto.

Comienzo por dejar claro que no estuve el sábado 13 de mayo en el Teatro Eddy Suñol, durante la presentación que cerró la visita de ambos en Holguín. Unas horas antes, en la Universidad de Holguín, se desarrolló un interesante y fructífero intercambio con estudiantes y trabajadores holguineros durante la presentación del libro Cuba, ¿fin de la historia?, de Ernesto Limia.

El concierto era el colofón de tan loable idea.

Varios amigos me han comentado las interioridades del concierto que Raúl Paz ofreció en Holguín y la manera en que el equipo de producción del artista filmó durante toda la noche, sobre el escenario, como si formaran parte de la “puesta en escena”.

Juan Pablo Carreras y Juan Gabriel Gordín se encargaron de lanzar la alerta en las redes sociales, y tras ella, un debate que muestra dos cosas como lecciones necesarias: el holguinero es un público mayormente respetuoso y no siempre un espectáculo se piensa teniendo en cuenta la armonía imprescindible entre el artista y su público.

Escribió Juan Pablo en Facebook:

“El escenario es el santuario donde se consagra el misterio del arte y desde él, se establece el milagro divino de la comunicación entre el artista y su público, por lo que este espacio nadie lo puede invadir irrespetuosamente, sobre todo si los espectadores pagaron por el espectáculo… y pobre de aquel que lo permita!!!”

El espectáculo ha de concebirse en su integralidad, y cada elemento de la puesta en escena cuenta. Todo lo que esté sobre el escenario tiene que tener una causa justificada y al parecer, en este caso, no se pensó cada detalle. Las quejas del público, según me cuentan, llegaron reiteradamente.

Por su parte, Juan Gabriel, periodista de Tele Cristal, escribió:

“En mi vida como trabajador de los medios jamás vi tanta falta de profesionalismo como la que mostró el equipo de filmación de Raúl Paz en el concierto en el teatro Eddy Suñol de la ciudad de Holguín. Injustificado que el público además en varias oportunidades tuvo que pedir a gritos que se quitaran del medio…Algo que empañó un concierto que pudo ser glorioso y quedó arruinado…”

Realmente lamentable que Raúl Paz permitiera que tal actitud irrespetuosa de su “staff” pusiera en peligro la calidad de un concierto lleno de símbolos y de buena música. No creo que se tratara de una presentación pensada para “grabar en vivo” con vistas a futuros productos audiovisuales.

La dirección del Teatro debió asumir una posición más firme ante semejante acto, por respeto al público que acudió a disfrutar del espectáculo. El artista, de quien el hecho no cambia para nada mi positivo criterio sobre él, necesita tomar la experiencia en Holguín como alerta para evitar hechos tan lamentables, pues su público es parte también de la obra final.

Si era imposible evitar la desagradable presencia de esos “camarógrafos” sobre el escenario, se debió, por lo menos, alertar al público que tenían que convivir con semejantes “elementos escénicos”. Era un derecho que tenían los invitados y los que pagaron para ver el concierto.

Es inevitable la referencia a Benito Juárez y una frase que tantas veces empleamos más por su abuso que por su probado significado, aunque en este caso el respeto al derecho ajeno es la paz.

Anuncios

4 comentarios en “En Paz, por respeto al derecho ajeno (+Fotos y Video)

  1. Excelente crítica. Ojalá Raúl Paz y su “staff” lo leyeran. Habaneros al fin, seguro pensaron que venían a ofrecer un concierto en una aldea, y los aldeanos tendrían que conformarse.
    Cabe preguntarse si en el Gran Teatro de La Habana o en el Karl Marx, les permitirían semejante libertinaje.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s