Sí, hay que topar el precio del transporte privado


La insensibilidad llega a niveles extremos.

La insensibilidad llega a niveles extremos.

Por Jesús Álvarez López. Escuché estupefacto a un conocido economista que llegó a ocupar altas responsabilidades en el país, calificar al precio topado de falacia y agregar que la solución del transporte está en comprar ómnibus.

Hasta mi pequeña nieta sabría responderle que no tenemos divisas para adquirirlos, e incluso, que muchos de los que tenemos no se explotan al máximo por falta de combustible. Y yo le agregaría que no solo el gobierno tiene todo el derecho sino también el deber de tomar cartas en el asunto y evitar el atraco a costa del menguado bolsillo popular.

Indigna que algunos teóricos que resuelven todos los problemas con palabras sabiamente hilvanadas cuestionen ahora las medidas adoptadas para poner freno a los desmanes que hemos sufrido de transportistas privados, sobre lo cual llueven las anécdotas.

Sí, está muy bien que se topen los precios del transporte privado. En lo que no concuerdo es, en que una actividad vital se deje al libre arbitrio de cada territorio, cuando existe el precedente festinado de que una resolución del Ministerio de Economía y Planificación determinara años atrás que todos teníamos que pagar un peso por usar un baño público lo mismo en la terminal de la capital del país que en la de Manicaragua donde hasta entonces a la compañera que lo limpiaba y cuidaba jamás se le ocurrió pedir mas de 20 centavos.

Existen personas que solo tienen en la cabeza el mercado como libre regulador de todo, pero no debemos olvidar aquella máxima de Fidel de que “no hay economía sin política ni política sin economía”. Hay que dar las gracias al gobierno de la Habana por adoptar esas medidas, y agregar que es práctica internacional la regulación de los precios del transporte sea público o privado.

Pero creo que las tarifas debieran regularse nacionalmente por kilometraje porque el combustible tiene el mismo precio en toda Cuba. Lo ideal sería importar taxímetros y que se obligara a los boteros a comprarlos y utilizarlos, como se hizo con el uso de los cascos protectores por los motoristas. En este caso se protegería a millones.

Prever es misión de los que gobiernan y es preciso saber que si los motoneteros de Santa Clara por ejemplo, ya no quieren ir a la comunidad de la base aérea por cinco pesos es porque debe costar menos un viaje más corto en la ciudad y no al revés.

Y ante las violaciones flagrantes, ante el irrespeto al gobierno y al pueblo, el decomiso del equipo no puede quedarse en el plano de la amenaza o la advertencia. Las leyes se hacen y las medidas se adoptan para ser respetadas.

Anuncios

Un comentario en “Sí, hay que topar el precio del transporte privado

  1. “QUIEN ABORDE LOS PROBLEMAS PARTICULARES SIN RESOLVER PREVIAMENTE LOS GENERALES HABRÁ DE CHOCAR CIEGAMENTE CON ESTOS Y CHOCAR, EN CADA OPORTUNIDAD, ES CONDENAR A LA PROPIA POLÍTICA A LA PEOR DE LAS VACILACIONES Y FALTA DE PRINCIPIOS”
    Lenin, Congreso clandestino del Partido Socialdemócrata Ruso, 1908, París.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s