Yo me crié con los muñequitos rusos


Por Marjel Morales Gato*. Aquí nuestros súper, nuestros grandes, sin bichos escupidores, ni lanzadores de eructos. Sin caras estilizadas, ni niñas con más coloretes que una mujer adulta. De todos, el único malo era el lobo que fumaba, a veces.