Apología a lo cubano


Por Lilian Sarmiento Álvarez*. Eufórica como un niño cuando recibe un juguete nuevo, la estudiante de tercer año de Pedagogía le comentó a su compañera: – “¡Yamisleydis, mira qué blusa más linda tengo de la bandera americana!” La otra, contagiada por la emoción de su amiga, acudió rápidamente a admirar la “majestuosa” imagen.