Sueño todavía con poder despedirlo con un “Gracias Obama”


Mi pueblo no odia a Estados Unidos, aquí nunca quemaremos su bandera. Solo queremos paz con dignidad.
Mi pueblo no odia a Estados Unidos, aquí nunca quemaremos su bandera. Solo queremos paz con dignidad.

Por Jesús Álvarez López. Señor presidente: Soy uno más de los cubanos que se emocionaron el 17 de diciembre de 2014 cuando usted y Raúl anunciaron al mundo que se avanzaría hacia la normalización de las relaciones entre nuestros dos países. Y me alegro mucho del cese del lenguaje agresivo hacia Cuba que nos ha obligado a estar en guardia por más de cincuenta años.

Soñé aquel día incluso con abrazarlo aunque fuera de manera virtual por haber tenido el coraje de cambiar una política obsoleta e inhumana hacia nuestro pueblo tan orgullosamente independiente.

Se que no tiene las manos totalmente sueltas pero le hemos escuchado en casi dos años más palabras hermosas que gestos concretos para aliviar la vida de nuestro pueblo. La guerra económica contra mi país continúa intacta.

Mis abuelos murieron sin ver el fin de ese brutal bloqueo, mis padres lo sufrieron la mayor parte de su vida, mis hermanos y yo hemos sentido siempre su criminal efecto en nuestras vidas, mis hijos no han tenido un solo minuto de sosiego y hasta mi nieta ha vivido ya sus primeros tres años bajo ese fardo cruel.

Y lo que más lastima es comprobar que sus bellas palabras no pueden esconder la verdad de que, a pesar del congreso, usted podría hacer mucho más para aliviar la vida de nuestro pueblo y no lo ha hecho porque en el fondo desea que sigamos sufriendo con la esperanza de que un día nos rebelemos contra el gobierno. Un gobierno que aún acorralado por la mayor potencia nos ha entregado cosas que siguen siendo sueños para centenares de millones de personas en el mundo. Pero lo que usted quizás no entienda es que no vamos a morder como apóstatas la mano que ayudó a los humildes a caminar con dignidad las calles y caminos de la patria.

Yo no afirmo que nuestra democracia sea perfecta, de hecho a nadie tratamos de imponerla, y ya tendremos tiempo, sobre todo cuando no haya bloqueo, de continuar perfeccionándola, pero no queremos la suya, verdadera farsa donde los candidatos hablan más en sus duelos de faldas y de sexo que de los problemas de su pueblo.

Recapacite señor presidente Obama. Mire si tenemos razón que el pudor pudo más esta vez y los obligó a abstenerse en la votación de la ONU donde ya nadie vota a favor del bloqueo. Y usted sabe que su pueblo también rechaza esa política. La humanidad entera no puede ser menos importante que el congreso de su país.

Mi pueblo no odia a Estados Unidos, aquí nunca quemaremos su bandera. Solo queremos paz con dignidad. En tres meses pudiera tomar decisiones verdaderamente trascendentes para Cuba. No se arrepentirá. Yo sueño todavía con poder abrazarlo con respeto, levantarle la mano y decirle: Gracias señor Presidente Obama.

Respetuosamente Jesús Álvarez López .

3 comentarios en “Sueño todavía con poder despedirlo con un “Gracias Obama”

  1. Exactamente eso es lo que quieren los Estados Unidos, que el pueblo cubano se rebele contra sus gobernantes. Ese ha sido siempre el objetivo del bloqueo y de la agresión mediática. Jesús, deseo que su sueño se cumpla, pero tratándose del imperio del norte, siempre hay que andar con pies de plomo.

    Me gusta

  2. Estimado Jesús el el bloqueo no es eliminado precisamente por esta idea que expresa “solo queremos paz con dignidad”, el imperio no admite ni tolera la dignidad de Cuba ( que significa independencia, soberanía, autodeterminación, elección del sistema politico, socialismo y nunca capitalismo) esas frases no entran en su lenguaje y en su forma de concebir la relaciones con el vecino. Hemos avanzado pero el tramo que falta es mucho más grande: eliminación del bloqueo, reintegro del espacio ocupado en Guantanamo, relaciones respetuosas sin injerencia en los asuntos internos. Como hicieron tus abuelos y padres con tigo y estoy seguro tu con tus hijos debes concentrar fuerzas para enseñar a tus nietos como vivir con dignidad ante un vecino tan poderoso que dicho por ellos “no tiene amigos solo intereses”. Llevo con migo el pensamiento martiano: VIVI EN SUS ENTRAÑAS Y CONOZCO AL MONSTRUO”.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s