Rabiosa… solo Shakira


shakira-rabiosaPor Isis Sánchez Galano. Magalis, una tía lejana, siempre estaba de mal humor. Se levantaba todos los días con el pie izquierdo y explotaba de ira sin dificultad, ante el más mínimo suceso. En más de una ocasión escuché decir: –“¡Que mujer tan rabiosa!”, y entonces, a mis ojos infantiles, todas las personas con mal carácter e ira desenfrenada tenían rabia.

Lo que nunca pensé fue que ese perrito hermoso que teníamos por aquellos años en casa, podía trasmitirla, pues la rabia es mucho más que un calificativo para las personas furiosas, es una zoonosis, enfermedad causada por un virus que infecta a animales domésticos y salvajes, y se propaga a los humanos a través del contacto con la saliva y una vez que aparecen los síntomas, resulta mortal.

Como anteriormente referí, los canes pueden trasmitirla, también otros animales como los gatos, el murciélago, la mangosta o hurón, muy común en zonas rurales de nuestro territorio.

No obstante, la importancia de prevenir la rabia radica en la letalidad de la misma, el impacto psíquico y emocional, el sufrimiento y la ansiedad de las personas lesionadas por el temor de contraer la enfermedad, así como el daño económico, dado los recursos que se utilizan y las horas/hombre que se pierden en el tratamiento antirrábico.

Pero, ¿a qué llamamos accidentes rábicos? Estos son clasificados en la literatura veterinaria como toda consulta originada por la mordedura, arañazo o contacto a través de mucosas intactas o soluciones de continuidad en la piel, con saliva o material de necropsia, provenientes de una persona o de un animal de los que pueden transferir la rabia, en circunstancias sospechosas y en un área enzoótica de la enfermedad.

Por estas y otras razones, es vital que todos los ciudadanos conozcan el importantísimo papel que juegan en el control, vigilancia y prevención de enfermedades tan horribles como la rabia, pues el componente genético o hereditario, es decir la raza o la especie, no solo es el que define la agresividad del animal, sino el trato que se le da, sus experiencias y el medio ambiente donde se desarrolla.

A propósito del tema, y a modo de hipervínculo, no está de más reflexionar primero, sobre las conductas cotidianas que asumimos cuando cohabitamos con un perro, por ejemplo, uno de los agentes más comunes de la zoonosis. ¿Cree usted que solo lo maltratamos, por ejemplo, si no lo alimentamos o lo golpeamos? Esta no es la única situación que existe: otras, por más frecuentes, se tornan imperceptibles…

Muchas personas confinan a su can a vivir en el techo, en un balcón, o amarrados en el patio, donde puede tener o no, protección contra el sol, el sereno y la lluvia, y al que le negamos de todos modos, el afecto de la cercanía. Por tanto, ¿cómo esperar, luego de este trato, que nuestra mascota nos profese cariño y lealtad, y que no reaccione de forma salvaje ante un simple roce?

Segundo, es necesario conocer cuáles son los síntomas en la persona después de haber sido agredidos por un animal -por supuesto sin nada que ver con la irritación y el arrebato compulsivo que pensaba yo de niña-.

El Doctor Humberto Rivera, al frente del Programa de Zoonosis en el territorio, explica que entre las manifestaciones de la enfermedad se encuentran la fiebre, dificultad para tragar, dolor de cabeza y sensación de hormigueo en el sitio de mordedura o lamedura.
Asimismo, añade que al sufrir una mordedura, es vital lavar la herida con abundante agua y jabón, no colocar alcohol ni otro desinfectante, y concurrir rápidamente al centro de salud más cercano para ser evaluado por un médico.

Sin lugar a dudas, en la batalla contra la rabia debe primar la sensibilidad y la educación de cada holguinero, pues en lo que se percibe en el medio familiar y en la escuela, está la clave para relacionarnos con la naturaleza de la cual somos parte.

Dejemos que el vocablo rabiosa, quede solo en el sencillo de Shakira, la cantante latina, que aunque pide, al compás de un ritmo contagioso, arañazos en la espalda y mordeduras en la boca, nada tiene que ver con la enfermedad.

(Publicado en Ahora con el título Rabiosa)

Anuncios

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s