CUPET, gracias por este fuego (+Fotos)


Por Luis Ernesto Ruiz Martínez. Ayer, cuando parecía que ni los bomberos apagarían uno de los “fuegos” que anuncié en un post vespertino, se apareció CUPET con su carga de “balitas” al Punto de Venta GLP No7 de Holguín, y solucionó parte del problema. Desde hace días, impulsados por los anuncios de que la cosa se iba a poner mala este verano, varios clientes han acudido en masa a estos puntos creando una situación compleja en ellos.

Como les comenté, desde horas de la mañana esperaban varios de ellos a que llegara el carro con el suministro, algo que sucedió poco después de las 3 de la tarde y la cola, como siempre pasa, engordó y engordó, porque la gente tiene que tomar agua, almorzar, merendar, hacer necesidades fisiológicas y todo lo que se les antoje, pero los que parecían que se habían ido, regresaron. Bueno, en fin, llegó el gas.

Pero eso no es lo más importante, aunque regresar a casa con la balita llena fue una gran tranquilidad. Estar toda la tarde rodeado de gente necesitada, con muchísimos problemas, pero alegre, fue el mayor regalo. Algunos, pasados de tragos recientes y antiguos, otros seguros de que iban a regresar con la “preciada carga” y todos conscientes de que “siempre que llueve, escampa”.

Les confieso que me divertí muchísimo con las ocurrencias de Martín, un viejito de ese barrio que presume de tener mucho dinero, pero ni su facha, ni su aspecto, ni su convivencia con perros y gatos, da mucha certeza de su prosperidad económica. Pero igual es divertido, se da su trago de vez en cuando (anda con su botellita a cuestas) y tuve la suerte de que me dio el último en la cola del gas. Un tipo “jodedor”, como diría mi abuelo.

Las amargas experiencias de varios clientes en las últimas jornadas, llenas de colas y ausencias de gas, presagian un verano bien complicado que demandará del trabajo efectivo de la Empresa para satisfacer la creciente demanda.

De todos modos, esta historia seguirá incompleta, porque los clientes regresan a casa llenos y pasado un tiempo, tendrán que volver al “punto” en busca de nuevas balas, aunque a lo mejor, como dice Pánfilo, las “de salva” (es decir, los pesos cubanos para adquirir el gas) son muy débiles y se “evaporan” cuando la casa se llena de muchachos de vacaciones.

Pero la verdad sea dicha (o escrita, para ser exacto), no todo está “en candela“, ya tenemos gas para las vacaciones. Así que a CUPET, gracias por este fuego.

Anuncios

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s