Tan Pura como su nombre


Doctora en Ciencias Médicas Pura Avilés Cruz. Foto: Arnaldo Vargas Castro.
Doctora en Ciencias Médicas Pura Avilés Cruz. Foto: Arnaldo Vargas Castro.

Por Arnaldo Vargas Castro. En el entonces barriecito pobre de Rincón, del central Delicias, hoy Antonio Guiteras, provincia Las Tunas, nació una niña pobre que al ver morir a varios de sus vecinos sin poder ser asistidos, juró hacerse médica para salvar vidas y almas. ¨Es donde ubico la piedra angular de la motivación para abrazar la Medicina como sentido de mi vida”.

La confesión hecha a mi colega y amigo, Alexis Rojas Aguilera, por la Dra.en Ciencias médicas, Pura Concepción Avilés, añade que para continuar estudios fue enviada a esta ciudad de Holguín, donde no le faltó el apoyo de sus familiares tan pobres como ella, pero muy amorosos y solidarios. “Tiempos aquellos en que recibía con alegría y semanalmente, los 20 centavos que los viejos podían apartar para que merendara en la escuela. Así vencí los estudios secundarios y el bachillerato en Ciencias y Letras”.

En Cuba entonces solo existía la Escuela de Medicina de La Universidad de la Habana y como estaba resuelta estudiar esa carrera, se hospedó en una casa de huéspedes, solo la matrícula costaba 60 pesos, los libros de texto eran carísimos, ¨y además debía concebir además, las meriendas, gastos de transporte y otros. En esa circunstancia conocí el verdadero valor de un centavo”. Definitivamente, con el apoyo de su hermano mayor que vivía en la capital, comenzó la carrera en el curso 1955-56.

Pero como la vida somete a los seres humanos a difíciles pruebas, por esos días cerró parcialmente la Universidad debido a las luchas estudiantiles, y Pura tuvo que regresar a Delicias, donde – sin perder tiempo – se vinculó al cercano hospital de Puerto Padre, donde trabajó en el laboratorio e hizo funciones de enfermera en el salón de operaciones.

Volvió a las aulas universitarias y para dejar de ser una carga para la familia, consiguió empleo en el hospital Curie, hoy oncológico, como alumna ayudante de anestesiología, pero tenía que agenciársela para evitar que descubrieran el color de su piel, debido a que en ese centro no permitían la presencia de negros en el personal.

“Por suerte llegó el triunfo de la Revolución y todo cambió. En 1963, ya con una amplia experiencia hospitalaria, realicé el internado en el Instituto Nacional de Cirugía y Anestesiología (INCA), institución creada al producirse el éxodo masivo de Cirujanos y Anestesiólogos hacia Estados Unidos y crearse una situación difícil para la correcta atención del pueblo”.

A golpe de interés, esfuerzo y sacrificio, Pura Avilés se tituló como médico en 1964 ¨El juramento que me hice, estaba cumplido. Quedaba honrarlo”. Eso ha hecho en todos estos años la Doctora en Ciencias médicas Pura Avilés Cruz, cuya amplia hoja de servicios y la superación constante, la convirtieron en Heroína del Trabajo de la República de Cuba.

Anuncios

7 comentarios en “Tan Pura como su nombre

  1. es una excelente profesional y persona ,leal y consagrada ,yo la llamo madrina pues´siempre esta ahí cuando la necesitas sin esperar nada a cambio .

    Me gusta

  2. No comparto los criterios de este articulo pues conozco personalmente a la doctora y su historia, aunque el autor se quedo en el año 64…y ahi termino su pobre articulo…los que trabajan en el Hospital Lenin saben perfectamente a que me refiero…saludos..

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s