Nemesia en la cicatriz de un país


20160318_111704
El odio envilece, y en su nombre se cometen monstruosidades. ¿Cómo entender las razones de un piloto que descarga su furia contra un camión tripulado por civiles, en su mayoría niños? ¿Qué circunstancias motivaron al aviador a disparar una y otra vez sobre el vehículo? Esas preguntas han atormentado a Nemesia durante 55 años, desde que un día gris trastocara su vida para siempre.

Temprano en la mañana llegamos a Casa de Nemesia. Éramos tres jóvenes periodistas y un chofer veterano. Todos estábamos deseosos de dialogar con ella. Sin acuerdo previo, evitamos que rememorara el dolor de su niñez, que siempre ha viajado consigo y que algunos intentan evocar una y otra vez.

En la humilde sala de su casa, donde nos acomodamos, comenzó la conversación. En una mesita descansaban retazos de tela que denotan su afición por la costura, junto a varios libros sobre Fidel, Chávez, o la epopeya…

Ver la entrada original 1.222 palabras más

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s