Holguín indefenso ante una ley “oportunista”


En "Los Chinos" se impone cualquier cosa menos la "Ley de oferta y demanda". El peor perjudicado es el pueblo trabajador que no tiene otra opción razonable. Foto: Luis Ernesto.

En “Los Chinos” se impone cualquier cosa menos la “Ley de oferta y demanda”. El peor perjudicado es el pueblo trabajador que no tiene otra opción razonable. Foto: Luis Ernesto.

Por Ivonne Pérez Pérez*. Como cada fin de semana hubo feria agropecuaria y las escenas que pude presenciar me recordaron esa manía de las mujeres de pasar por las tiendas, mirar y probarse cosas que ni siquiera pueden comprar. La feria se ha vuelto más que un sitio de venta, una exposición hiperrealista que solo nos permite admirar. Y ciertamente contemplamos los precios del frijol, las hortalizas, las viandas, la carne, que casi cuestan “su peso en oro”.

Sucede que los productos alimenticios se han encarecido el doble y hasta el triple, sin embargo el salario sigue siendo el mismo y además no existen muchas opciones que le posibiliten al consumidor adquirir un producto de calidad y a precios razonables.

La opción más económica son los mercados estatales pero lo cierto es que hay muchos sin ofertas y otros con problemas en el flujo de abastecimiento. Los productos en estos lugares, cuando hay, pocas veces son frescos, y así encontramos pequeños boniatos con tetúan y plátanos ennegrecidos sin condiciones para la venta.

Mientras, en las calles nos topamos los puestos particulares y los vendedores ambulantes o carretilleros, con las más variadas ofertas ¡claro!, a precios exorbitantes. Y enseguida la gente se pregunta dónde están creciendo tan hermosos y costosos productos, ¿acaso son importados? …

Cuando hay escasez, se aprovecha para especular, una forma rápida y fácil de obtener ganancias, y que además es efectiva porque deja al cliente en una encrucijada pues lo que no compre ahí, no lo encontrará en ningún otro lugar. De esta manera, los precios se imponen aunque sean irrisorios pues la ley de oferta-demanda en manos de muchos, equivale a libre albedrío. Esta ley económica funciona como mecanismo de regulación de mercado y en economías eficientes estimula la competencia y la productividad. Pero en nuestro contexto el consumidor no tiene capacidad de elección. Esta ley se ha convertido en la justificación idónea para el enriquecimiento a capricho de intermediarios y vendedores.

Pongamos un ejemplo que causó en nuestra ciudad mucho debate. Hace un tiempo algunos camiones de pasajes subieron a dos pesos, inmediatamente, todos los camioneros impusieron la misma tarifa. Por tanto, aun cuando satisfacen la misma necesidad, en términos comerciales no pueden ser considerados como competidores, pues funcionan como un monopolio que impone precios a todos sus miembros. Ante estas circunstancias el cliente no puede acudir a otra alternativa, en busca de un precio diferente, porque no existe.

A las personas les preocupa que, lo que surge en momentos de crisis, siempre se impone y se queda. Y solo basta recordar que la situación de los camiones fue hace muchos meses atrás y ya nadie pregunta cuánto cuesta, simplemente paga los 2 pesos y así podríamos enumerar varios ejemplos, que nos hacen pensar y con razón, que Holguín es una de las ciudades más caras del país.

Esto también se repite para los productos del agro. Por ejemplo el precio de la carne de cerdo experimenta un crecimiento absurdo en la mayoría de los puntos de venta de la ciudad, que ya alcanza los 28 pesos…y así sucede con los tomates, los frijoles, el ajo en fin.

Estos cuentapropistas no entienden o no quieren entender los principios que rigen el comercio, y a la ambición le sigue el abuso. Por supuesto, es más fácil sacar grandes ganancias vendiendo pocos productos y produciendo con menos esfuerzo. Algunos de estos individuos son capaces ¡incluso!… de dejar que sus productos se echen a perder con tal de no bajar las tarifas. A la larga esta situación es insostenible y el perjudicado más directo siempre será el pueblo.

La ley de oferta y demanda, al igual que la actualización de nuestro modelo económico, debe seguir perfeccionando su implementación. Precisa de ajustes que favorezcan un comercio más equilibrado, que estimule la producción y la libre competencia.

Por tanto, se necesita una contraparte para equilibrar la balanza, un regulador externo que establezca precios topados e impida, de esta manera, una ley de oferta y abuso. Las autoridades locales no pueden permanecer de espaldas a los altos precios de productos y servicios vitales para la población. Debe establecerse un mecanismo de diálogo y mutuo acuerdo con estos trabajadores del sector no estatal para que nuestra economía siga adelante y al final, ganemos todos.

* Ivonne Pérez Pérez es profesora de periodismo de la Universidad de Holguín.

 (Tomado de Ahora)

Anuncios

4 comentarios en “Holguín indefenso ante una ley “oportunista”

  1. Bienvenidos al capitalismo. Cuando en Argentina, gobernaba Cristina, La Cámpora, que dirigía su hijo, puso sus puestos barriales, tenían una ‘oferta’ de bolsa familiar con productos agrícolas, a buen precio. Y fuí, por supuesto. Lo que vendían en esa época, (2012) por 40 pesos, no solamente era de mala calidad, gran parte estaba podrida.
    Estos señores recogían del Mercado Central, lo que tiraban los vendedores y se los vendían al pueblo. Ahora está Macri, (otro peronista) y ya ni lo podrido se puede comprar. Hubiera sido lo mismo con Scioli, el voto castigo, no sirve.
    Si los pueblos no se levantan y dicen BASTA, todo seguirá igual. Acaso creyeron que el acercamiento a EEUU los beneficiaría?
    “ESTA GRAN HUMANIDAD”, debe decir BASTA!, esta vez en serio. Te tomo muy en serio. Miro hacia atrás, y veo los sueños y luchas no cumplidos. Hoy domina el mercado, la sociedad de consumo que idiotiza. Por supuesto la gente se prueba ropa que no pueden comprar, äsieñan’ por un momento. Otros usan sus tarjetas de créidito, se endeudan, y comen salteado. Pero aparentan. Quieren ser ‘clase media’, no clase obrera y trabajadora no desocupados, o de trabajos terciarios.
    D´ficiles tiempos para los pueblos.

    Me gusta

  2. realmente es abusivo lo que hacen .. y las autoridades politicas y de gobierno mirando para otro lado..no hay PROTECCION AL CONSUMIDOR que es lo mismo que decir NO HAY PROTECCION AL PUEBLO

    Me gusta

  3. Luis Ernesto:

    La cosa es que hay que reconocer la LEY DE UNIDAD Y LUCHA DE CONTRARIOS, por ello, si se da “libertad” de aplicar la Ley de Oferta-Demanda, hay que aprobar dos leyes que se complementan:

    1°- Ley de la Competencia Leal, que establece los límites en que se puede oscilar en los precios;

    2°- Ley de Protección al Consumidor, que incluye los límites de la anterior, y los patrones de calidad que SE TIENEN que cumplir.

    El Che expresó:

    “LA CALIDAD ES EL RESPETO AL PUEBLO.”

    Que posibilitan cumplir la ley de leyes de la FES COMUNISTA: La Ley de la Satisfacción de las CRECIENTES Necesidades del pueblo.

    Me gusta

  4. La ley de la oferta y la demanda es buena cuando hay suficiente oferta para poder ir a la mas barata y que los precios esten acorde con el valor agregado del producto,cuando eso no sucede hay que proteger a la poblacion donde estan los medicos que curan gratuitamente a esos comerciantes y sus familia,los maestros que ensenan a sus hijos etc.
    No podemos caer en esta anarquia y el estado con sus mecanismos puede resolver eso,que hace acopio,que hacen las empresas estatales agricolas,las ubpc,las cpa etc.
    Hay que agarrar el toro por los cuernos ya.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s