Historias multiplicadas por Cinco


Foto: Elder Leyva/Ahora.
Foto: Elder Leyva/Ahora.

Por María Caridad Martínez Peregrín. Los colores de la bandera cubana inundaron el patio del centro mixto Cira María García de la ciudad de Holguín. Pioneros de esta escuela y estudiantes del Instituto Preuniversitario Urbano Luz Palomares esperaban ansiosos a un visitante especial. Lo habían visto en la televisión, pero esta vez, lo verían “en carne y hueso”.

Ramón Labañino Salazar, como parte de la visita que realizan los Cinco en la provincia de Holguín, compartiría con las nuevas generaciones casi dos horas de intercambio.

Parecía una conferencia de prensa, los pioneros y estudiantes asumieron el rol de periodistas y se “comieron” a preguntas a Ramón y a su esposa Elizabeth, su eterna compañera, su fiel defensora, su Mariana.

Los niños y jóvenes preguntaron por los planes futuros, las condiciones en la prisión, el encuentro con la familia, los momentos más felices y los más tristes también, el sentimiento del héroe, el amor, la Cuba de hoy, y no faltó la interrogante sobre el encuentro con el líder histórico Fidel Castro.

Ramón muy sereno, amistoso y bromista en ocasiones, recordó sus años de estudiantes, habló de la familia, contó sus historias, agradeció el apoyo del pueblo cubano y de las personas del resto del mundo que asumieron la causa como suya, y principalmente, le dio las gracias a los niños y jóvenes por la cartas recibidas durante 16 años.

Cuenta de los primeros días en la prisión, la comida, el trato, la estancia en el hueco, las visitas familiares y las tristes despedidas. Son anécdotas que ya son parte del pasado, y aunque el tiempo perdido no se recupera, ahora Ramón disfruta el presente y junto a su familia crea planes futuros.

No faltó en el intercambio hablar de sus cuatro mujeres: sus tres hijas y su esposa. Su momento más feliz fue ver el sol del amanecer junto a ellas.“Cuando me fui mis hijas eran unas niñas y cuando regresé ya eran tres mujeres”, afirma Ramón. La otra es Elizabeth, a quien se le sonrojó la cara cuando una joven le recordó el apasionado beso de recibimiento al ver a Ramón de regreso.

“Ustedes junto a Adriana y Gerardo y Olga y René representan a los Romeos y Julietas de la actualidad, en el sentido del sacrificio hecho por ambos”, dijo la estudiante.

“Estamos en una segunda luna de miel”, sonríe Ramón y mira a  la esposa. Ella comenta de los años de ausencia, su trabajo en la lucha por la liberación de los Cinco, su papel de madre y padre a la vez, y ser la cabeza de familia por 16 años. “Ahora le estoy dando esa responsabilidad a él”, afirma.

Ella le dice Ruperto, el personaje humorístico del programa televisivo Vivir del cuento. “Cuando se fue dejó una Cuba y encontró otra a su regreso”, aclaró Elizabeth.

Ramón comenta que le ha gustado la Cuba de hoy, y exhortó a las nuevas generaciones a preservar el sistema socialista cubano y no dejarse engañar por “los cantos de sirena” que vienen de Estados Unidos. “Ellos no han cambiado sus objetivos”, alertó.

Ramón habló de todo un poco. Deslumbró al público presente con sus historias. Esas que son también las de René, Fernando, Antonio y Gerardo. Considera que los verdaderos héroes son los familiares de los Cinco y el pueblo cubano.

Su cierre de “broche de oro” fue hablar del encuentro con el líder histórico de la Revolución Fidel Castro. Ramón recuerda la pregunta que rompió el hielo de ese memorable conversatorio. “El Comandante nos preguntó ¿había muchos mosquitos en la prisión? De ahí empezamos a hablar de economía, medio ambiente y otro temas de interés”, dice Ramón.

Cuenta Ramón que antes de irse de la casa del Comandante le preguntó en qué ellos podían ser más útiles y Fidel les contestó que fueran científicos. Ese fue también el mensaje del Héroe de la República de Cuba a los niños y jóvenes reunidos. “Busquen siempre la excelencia”, le recalcó.

Antes de irse, los pioneros, estudiantes y profesores disfrutaron de su cariño y lo rodearon para pedirle fotografías y hasta autógrafos, como artista famoso. Ramón no será artista, pero es un hombre por cuya libertad el pueblo cubano luchó durante 16 años y hoy está entre nosotros.

Sus impresiones del intercambio con el relevo de la Patria no se hicieron esperar. “El encuentro con los niños y jóvenes es la parte más tierna y más profunda. Como dijera Martí, los niños no saben mentir, por eso nos llevamos ese cariño inmenso, el compromiso y la responsabilidad de estar a la altura de lo que ellos y nuestro pueblo quiere de nosotros”.

Anuncios

Un comentario en “Historias multiplicadas por Cinco

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s