#RomeríasdeMayo: soñar lo imposible


Por Liset Prego, Elizabeth Bello y Rosana Rivero. Las Romerías de Mayo son, y serán, el festival de festivales de las juventudes artísticas. No es sensacionalismo de estas periodistas, aunque el amarillo de sus credenciales indique lo contrario. Es el criterio compartido por delegados e invitados a la XXII edición del evento, asombrados por la profusión de participantes y la simultaneidad de los eventos. No obstante, todos encontraron su espacio y su público.

Con Babel los romeros no pretendieron llegar el cielo. Prefirieron acceder a lo mejor de las artes plásticas cubana y extranjera en el XX aniversario del evento, donde se fundieron las propuestas de maestros consagrados con la obra de los más noveles. El plato fuerte de esta edición fueron las exposiciones personales de los artistas camagüeyanos Joel Jover y su esposa Ileana Sánchez en el Centro de Arte. A pesar de la tentadora propuesta de la 12 Bienal de La Habana llegaron hasta Holguín para mostrar técnicas exclusivas, que incluye el uso de materiales poco comunes como el yeso dental y el carbón y convencernos de que todo lo que hay en las tiendas de mermas es feo, pues pueden llevarse a categoría de arte.

El evento de los jóvenes investigadores, Memoria Nuestra, tuvo dos momentos cumbres. El primero fue la conferencia inaugural a cargo del maestro José María Vitier acerca de la influencia de José Martí en la vida y obra de sus padres. En el encuentro enfatizó en que Martí tiene mucho por hacer todavía; pues la patria que soñó, aún es una patria deseada.

El segundo fue el panel sobre el consumo cultural y los jóvenes, en el que estuvieron Abel Prieto, asesor del presidente del Consejo de Estado y de Ministros, y Julián González, Ministro de Cultura. Además de reflexionar acerca del vituperado “paquete” se discutió sobre lo que producen y distribuyen nuestros medios, la revisión de las políticas culturales vigentes y el cumplimiento real de las expectativas del público.

Vitier llegó entre misas y confesiones, pues luego de presentar su obra dedicada a la Virgen de la Caridad en el Teatro Eddy Suñol en las noches del sábado y el domingo, anunció que esta era su primera presentación en Holguín en sus 40 años de vida artística.

Las Bloguerías de Mayo, el evento más joven dentro del Festival Mundial de Juventudes Artísticas abrió su conexión al mundo. En su tercera edición estuvieron dedicadas a la unidad latinoamericana, la solidaridad con Cuba, Chávez y los Cinco Héroes. El programa incluyó la presentación del nuevo sitio web de la AHS y la exposición del doctor Jorge Luis Quiñones Aguilar, con fotos tomada por el galeno durante su misión en Sierra Leona.

El cierre tuvo un momento especial con el panel “Cubanos contra el ébola en África, ¿médicos, periodistas o las dos cosas?, con la presencia de los doctores Ronald Hernández Torres, Jorge Luis Quiñones Aguilar, dos de los doctores holguineros que integraron la Brigada Médica en Sierra Leona y Yordanis Rodríguez Laurencio, quien laboró como periodista, en diferentes naciones del África.

Los Poetas del Mundo tuvieron su IV encuentro en Romerías, esta vez con la particularidad de reunirse 30 delegados extranjeros, el mayor número de su historia, de 11 países, todos de América Latina. Su propuesta esencial fue la presentación de Memoria de la Isla, cuaderno recopilatorio de la obra de los poetas que asistieron a la edición anterior del evento y El canto eterno, libro en homenaje al Che.

El pulso de las calles y parques de la ciudad durante las Romerías fue marcado por el XIV Festival Internacional de Teatro de Calle marcó. El público fue atraído por las propuestas de los grupos Trazos Libres, de Cienfuegos; Teatro Espontáneo, de La Habana, La Trinidad de Sancti Spíritu, entre otros. Una de las más atrayentes presentaciones fue la de Palmiro, títere de casi dos metros, único de su tipo en América Latina, manipulado por cinco titiriteros o almas de Los Cuenteros de Artemisa.

La mixtura de géneros y estilos aportados por las distintas agrupaciones, matizó las jornadas del XI Encuentro de Danza en paisajes públicos, que ni la lluvia en su envidia húmeda logró anular. Sobre los charcos, a veces rodeados de ensombrillada multitud bailaron entre otros, desde los locales Codanza y Ballet de Lina Sanz y la agrupación argentina Al Amar y un peculiar conjunto vienés integrado por mujeres maduras, que se atrevió a “bailar en casa del trompo” y a ritmo de Van Van, valentía que mereció aplausos.

Una de las noches más simpáticas del espacio Comunidades Españolas en Romerías fue la del miércoles, gracias a la actuación del humorista holguinero Don Fito, con su espectáculo “Con media nota los canarios cantaremos”. Invitada especial al encuentro fue la maestra Sadvhi Yamuna Puri, quien realizó una meditación por la unidad entre los pueblos, la armonía y la paz universal.

La Casa de la Trova acogió la XXII edición del evento de este género. Raúl Prieto, anfitrión del encuentro, recibió a Augusto Enrique, William Vivanco y Eduardo Sosa. La tarde del martes estuvo amenizada por el maestro Pancho Amat, quien abogó porque el son y la rumba devinieran en bailes nacionales, en el evento teórico Quiero una canción celebrado por vez primera en el festival. No obstante, todo no salió como se esperaba. La ausencia de Luis Barbería y Sexto Sentido, debido a las condiciones meteorológicas, vedó al público la oportunidad de conocer acerca de la producción discográfica del género. La brevedad de los debates dejaron sed de conocimiento.

Los miembros de la Brigada de Instructores de Arte José Martí tuvieron sus Vivencias en el parque Julio Grave de Peralta. Allí se presentaron los proyectos ganadores del Concurso Nacional Escaramujo, las Estatuas vivientes de Báguano y muchos convirtieron su piel en lienzo para dar vida al Arte corporal. Destacó la inauguración de la exposición Escaramujo en la Sala Patria y el panel La Brigada Hoy y siempre.

El audiovisual se tiñó de añil con el evento Cámara Azul. Disímiles materiales se presentaron durante la semana, entre ellos, el documental Romerías de Mayo: XX años compartiendo sueños de Juan Gabriel Gordín y Ariadna Guerrero, testimonio de lo que ha sido y es el festival.

El diálogo sobre literatura tiene también una brecha abierta en las Romerías de Mayo, se trata del espacio Palabras Compartidas que acoge la sede holguinera de la UNEAC. Eduardo Heras León, premio nacional de literatura, fue el tema central. Su obra, personalidad y el impacto de su trabajo como pedagogo en el centro de formación literaria Onelio Jorge Cardoso, resultaron tópicos recurrentes en las voces y criterios de los miembros de un panel diverso que integraron los narradores Mariela Varona y Rubén Rodríguez, junto al profesor Lino Verdecia.

Toda obra humana es perfectible. Las Romerías no escapan a este axioma, sobre todo por las dificultades organizativas. Hasta el sol tiene manchas, decía Martí. O al estilo de Triana: “Quienes nos acusan de desorganizados no ven la proeza, el bosque y se detienen solo en los árboles”.

Los “rockmeros” atrajeron a 9 bandas de 6 países que compartieron escenario con igual número de bandas nacionales. A la IX edición de su evento asistió Jeremis Harrys, músico australiano repitente en las Romerías, secundado por la agrupación holguinera Mephisto.

Del encuentro entre los delegados extranjeros, el comité organizador y las autoridades del territorio, se derivaron excelentes propuestas como la de crear un espacio para el intercambio entre los delegados extranjeros, que permita la creación de estrategias de promoción del evento en el mundo.

Muchos se van satisfechos y hablan de la luz, como los blogueros. Ellos, aunque a veces no navegaron, sino que zozobraron en Internet, agradecieron a los trabajadores de la Biblioteca Alex Urquiola por permitirles amanecer en la red de redes. Otros se marchan sin boleto de regreso porque fueron excluidos de los artistas VIP (Very important person) y no tuvieron escenario en el programa. Algunos tendrán razón en sus argumentos; otros, no tanto. Sin embargo, más allá de las sombras, hay que disfrutar el “atracón artístico” que proponen las Romerías, como afirmó Israel Rojas en la pasada edición.

Las Romerías terminaron como mismo comenzaron: bautizadas por la lluvia. Y aunque el hacha aborigen sintió en su estructura de papier mache los efectos del agua, bajó desde la Loma de la Cruz y ascendió a la medianoche del viernes al edificio más alto de la ciudad, en espera del próximo 3 de mayo. El cierre musical estuvo a cargo del maestro de juventudes “Pupy” Pedroso y los que son son.

Recién culmina esta edición y la ciudad comienza a preparase para la XXIII Romerías. Triana persigue otros proyectos: construir el Rincón de Romerías en la esquina de las calles Frexes y Máximo Gómez, un lugar decorado con fotos del evento, ambientado con su música y que recaude dinero durante todo un año para financiar la próxima edición.

También anhela un reconocimiento legal que le permita “secar” las lagunas jurídicas y logísticas que han acompañado al festival de festivales. Quizá hasta se sienta presionado ante la propuesta del iraní Morteza Godzaretz de llegar a las 50 naciones invitadas. Al final, las Romerías, desde su fundación en medio del más especial de los períodos, se han tratado de soñar –y lograr- lo imposible.

(Tomado de Ahora. Fotos: Luis Ernesto, Yensy Torres y Nayara Tardo)

Anuncios

2 comentarios en “#RomeríasdeMayo: soñar lo imposible

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s