#NuestraAméricaUnida: Silvio Rodríguez abrió Cumbre de los Pueblos (+Video)


Por Luis Ernesto Ruiz Martínez. Es casi la hora de que el poeta alce su cámara para tomar las fotos finales, esas que se han convertido casi en el ritual de cierre en cada concierto. Momentos antes se escuchan otros de sus versos: “soy feliz, soy un hombre feliz y quiero que me perdonen, por este día, los muertos de mi felicidad”. Lo escucho y Silvio Rodríguez me viene a la mente cantando ante miles de cubanos, junto a otras cinco voces, en una noche de finales de diciembre.

No actúa en un barrio de La Habana, ni en Mayarí, tampoco en una de las prisiones cubanas, está en la Universidad de Panamá para abrir, a guitarra limpia, la jornada inaugural de la Cumbre de los Pueblos, esa que protagonizan los invisibles de Nuestra América y que pudiera salvar del olvido a la desorganizada y lamentable Cumbre de las Américas.

Silvio es el de siempre, su voz suena firme aunque dejando ligeros mensajes de que han pasado los años, no es exactamente la misma, pero es igual. A sus espaldas, nuestra bandera, con otro diseño, huellas de progreso, pero con el mismo triángulo rojo, las franjas azules y blancas, su radiante estrella solitaria y con ella un bello tocororo. Frente a él, muchas otras en manos infantiles, jóvenes y adultas.

Es la misma bandera victoriosa, testigo de las provocaciones de un puñado de amargados que andan por las calles de la ciudad llenándola de odio y mezquindades, que ondea por primera vez en estas citas gracias a la firme posición de nuestros pueblos. Una tras otra se escucharon las canciones que nos han acompañado siempre, esas que sin importar edad son coreadas por miles.

Silvio escogió bien el repertorio. Bastaba fijarse bien en las imágenes para ver moverse los labios que acompañaban, cual coro gigante, cada interpretación. Ahora no estaban a su alrededor las calles sin terminar, las casas que quedaron esperando recursos para mostrarse bellas o los vecinos que salieron con la misma ropa de casi todos los días. El público de este concierto lucía diferente.

Los organizadores hicieron muy bien en invitar a Silvio Rodríguez para abrir la Cumbre de los Pueblos en Panamá. No se me ocurre una apertura mejor para un evento que sesiona de manera paralela a la otra, la que viene de etiqueta y en la que el protocolo y la hipocresía abundan. La segunda terminará sin muchos resultados, pero la primera, en la que la voz que se escucha es de los que han sido ignorados por años, promete marcar diferencia. El poeta también ha cumplido, como antes lo hizo cada miembro de la delegación de Cuba.

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .