#Holguín: instructores de arte demuestran que la escuela puede ser el centro cultural más importante de la comunidad (+Fotos)


Por Luis Ernesto Ruiz Martínez. Aunque algunos apenas han pretendido convertido en una consigna o solo queda limpiamente escrito en sus informes, estudiantes de segundo año de la Licenciatura en Instructores de Arte demostraron este jueves que el talento, la constancia y la conducción de sus profesores son recursos suficientes para convertir una escuela en un hervidero artístico que además de entretener, eduque y transmita buenas prácticas.

Milton Reyes Santos, una especie de ángel protector de los que se empeñan en hacer realidad sueños de buen gusto, generó un amplio movimiento con la complicidad de sus colegas del Departamento de Artes y de talentosos estudiantes que cultivan variadas manifestaciones artísticas. El ejercicio que se desarrolló en el Seminternado “Rudiberto Cuadrado” de la ciudad de Holguín durante poco más de dos horas en lo que ellos consideran “un ensayo, una tarea de desarrollo profesional que forma parte de la preparación técnico-artística y metodológica que combina armónicamente la actuación de alumnos y profesores de la carrera”.

Desde bien temprano iniciaron los preparativos finales, el maquillaje, el afinado de los instrumentos y la selección de los materiales necesarios. Cada equipo, reunido según su manifestación artística, repasó la manera en que llevaría a la práctica cada idea preconcebida.

Es cierto que la Brigada “José Martí”, integrada por los instructores de arte de todo el país, no ha recibido todo el apoyo que merece, ni todos sus miembros han logrado convencer a los demás de cuán importante pueden ser para la escuela y la comunidad. En sus actuales proyecciones de trabajo reconocen su papel para “generar iniciativas de transformación socio-cultural en escuelas, barrios e instituciones” y que “las adecuaciones a la organización escolar representan una oportunidad para que la brigada proponga y organice diferentes formas de acción colectiva en las instituciones educativas, usando la integración de potencialidades de varios brigadistas del consejo o del municipio y rotando como un equipo de activación cultural por distintos escenarios escolares determinadas mañanas o tardes, según se concilie”.

En reciente convocatoria a sus miembros se les llama a activar en todas las provincias a equipos de brigadistas que conciban y organicen en las próximas semanas distintas acciones de impacto en escuelas seleccionadas, operando en todos los casos como una BRIGADA que aprovecha sus potencialidades de colectividad movilizadora y creativa para incursionar en el escenario escolar a través de formas frescas y diferentes de influir en los procesos educativos y culturales que allí tienen lugar”. El propósito principal de la intervención organizada para este jueves era precisamente ofrecer ejemplos de lo que sí puede hacerse cuando se unen voluntad y talento.

Desde la llegada a la escuela los rostros de los pequeños y adultos reflejaban la necesidad que seguimos acumulando de ofrecer formas sanas de recreación a los estudiantes, maestros, padres y vecinos. Casi de incógnito y a pesar de haber sido coordinada con antelación, los visitantes montaron campamento y comenzaron a distribuir los pequeños equipos de trabajo que llegarían hasta cada grupo de estudiantes. A ellos se unieron varias de las instructoras de arte que desarrollan su actividad en ese centro educacional.

Música, danza, teatro y artes plásticas fueron el pretexto ideal para involucrar a los niños del centro, sus maestros y algunos padres que se sumaron. Lo que ocurrió después fue la confirmación de que tenemos que dar rienda suelta a la imaginación de los jóvenes, ofrecerles la preparación necesaria y evaluar el resultado por la satisfacción de quienes reciben el producto final.

La primera parte transcurrió en aulas y espacios abiertos de la escuela. Los instructores asumieron el protagonismo y convirtieron cada rincón de la escuela en un escenario improvisado para que los pequeños fueran más que público. Luego vendría una presentación artística resumen con las manifestaciones que se emplearon para el trabajo en las aulas y en la que los niños, los maestros y varios padres disfrutaron cada minuto. A los universitarios se unieron los muchachos del grupo musical Los Chicos del Son, todos estudiantes de octavo y noveno de la Secundaria Básica “José Martí” y bajo la conducción del instructor de arte Abel Martínez, presidente provincial de la Brigada.

Aunque pudieron asumir una actitud mucho más protagónica durante toda la actividad, la directora del centro (Martha Sartorio Mesa), y la Guía Base (Juana Rodríguez Rodríguez) confirmaron la importancia de este tipo de acciones y la necesidad de la preparación constante de los instructores y maestros. Algo muy similar opinó Dayamí Escobar Oduardo, Metodóloga Municipal de Educación Artística, aunque ella tenía una visión mucho más completa pues acompañó en todo momento a los instructores en el desarrollo de sus acciones.

En resumen, lo que pudimos disfrutar a plenitud fue apenas una muestra de lo que existe oculto en nuestras escuelas y comunidades esperando por una oportunidad. La Brigada “José Martí” está en condiciones de reconquistar un espacio merecido donde sus acciones “sean fundamentalmente de carácter extradocente y de corte participativo, concebidas para pequeños, medianos y grandes grupos de alumnos, en las que se combinen distintos lenguajes artísticos y diferentes saberes, dinámicas de interacción grupal y prácticas lúdicas, actividades que promueven las expresiones culturales más tradicionales y otras que fomentan la comunicación y la creatividad por medio de herramientas modernas”.

Esperemos que esta sea la chispa detonante de un movimiento que transforme la educación holguinera y le proporcione a sus instituciones vías y métodos para un trabajo efectivo, sostenible y duradero. De momento parece que va a ser así. Según confirmó Julio Roberto Cotilla Jordán, presidente de la Brigada en el Consejo Popular Pedro Díaz Coello 3, el miércoles 18 ocurrirá algo similar en el Seminternado “Dalquis Sánchez”, una institución en la que hace algún tiempo existía una rica y variada vida cultural.

La Brigada “José Martí” ha demostrado que es posible, ahora corresponde a otros organismos e instituciones sumarse como acompañantes en igualdad de condiciones para que convertir a la escuela en la institución cultural más importante de la comunidad no sea solo letra impresa.

Anuncios

3 comentarios sobre “#Holguín: instructores de arte demuestran que la escuela puede ser el centro cultural más importante de la comunidad (+Fotos)

  1. Buen trabajo, es lo que hay que hacer, es el momento de mostrar lo que es capaz de hacer la Brigada José Martí en las escuelas con formas de trabajo que se parezcan a nosotros, hay que unirse y movilizar a nuestra gente.

    Buen trabajo muchachos.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.