Un 22 con sabor a 17


Por Félix Manuel Calvo Araújo. lHay en el calendario fechas para recordar. Entre ellas cuentan aquellas que por su significado, son imposibles de ubicar en un espacio fijo en el almanaque, merecen ser celebradas cada día del año. El Día que hoy festejamos pertenece a ese grupo selecto de efemérides.

Todos tenemos algún recuerdo memorable vinculado a la huella dejada en nosotros, por nuestros maestros y profesores. Presente están también las enseñanzas de aquellos héroes y heroínas, que sin estar vinculados directamente a la docencia, son imprescindibles para hacer una realidad de la educación con calidad.

Para quienes lejos o cerca de las aulas, creemos a nuestra profesión como una necesidad, nunca habrá punto final en la noble tarea de educar. Vivimos, es sabido, en una nación forjada por pedagogos. Debemos nuestra existencia soberana al ejemplo pedagógico de Martí y Fidel. Cada victoria de nuestra Patria en el presente y en el pasado, tiene la huella dejada directa o indirectamente por la obra de la educación.

Nuestra misión es forjar el carácter, transformar conciencias, brindar herramientas para dignificar al ser humano, es. La educación y su impacto en la vida nos salva y ennoblece. Sembremos buenos maestros y cosecharemos hombres y mujeres de bien. El derecho a una educación de calidad, es acaso tan importante para las naciones, como el derecho a la vida. Si hoy Cuba se puede preciar de tener un pueblo ejemplar a pesar de las dificultades, es en gran medida resultado de lo que en cubanos y cubanas ha logrado la educación.

Si el 22 es para recordar, el 17 tiene el CINCO grabado en sí. Cinco hombres que han educado en 16 años al mundo en la utilidad de la virtud, están hoy entre nosotros. Para nuestra Patria inicia una nueva e inédita etapa en las relaciones con nuestro enemigo histórico. Tal y como dijera nuestro Comandante en Jefe hace 57 años, puede que en lo adelante “todo sea más difícil”, por lo tanto, Cuba necesita hoy más que nunca la firmeza y decisión de vencer de cada uno de sus educadores y educadoras. El futuro con sus retos y desafíos, nos convoca a una lucha donde la inteligencia y resistencia constituyen palabras de orden. Sin otra alternativa posible: la victoria nos pertenece.

Félix Manuel Calvo Araújo es profesor de la Universidad de Ciencias Pedagógicas de Holguín y actualmente colabora con la educación de Haití. Imagen tomada de internet.

3 comentarios sobre “Un 22 con sabor a 17

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .