Guardabolsos inseguros


bolsoPor Aixa Hevia Gonzalez*. Una llamada a altas horas de la noche nos hizo temblar en casa. Casi siempre se realizan cuando van acompañadas con las malas noticias. No era sobre un enfermo o la desaparición física de un familiar o amigo. Se trataba de mi suegra, quien en puro llanto, llamaba para contarnos que ese día, en una tienda, le habían robado su cartera y que en ese instante, después de las 11 de la noche, llegaba de la estación de policía, luego de hacer la denuncia.

El pasado 26 de agosto, cerca de las 4 de la tarde, había entrado en la tienda Brimart, ubicada en el municipio 10 de octubre, con un cartel que la anuncia como perteneciente a la cadena Panamericana, para comprar sólo un paquete de picadillo. Dejó su cartera en el guardabolso como está estipulado y tomó su chapilla. No demoró mucho, tenía bien definida la encomienda y casi iba con el dinero exacto en el monedero. Al picadillo sólo sumó el papel sanitario.

Regresó en 15 minutos y al entregar el cartón 036 que funcionaba como comprobante del valor dejado, casi muere de un infarto. La persona que cuidaba las pertenencias le dijo: “Lo siento mucho, pero su cartera no aparece”.

El dinero lo llevaba encima para poder comprar, pero le habían sustraído su celular, dos memorias usb con las fotos del biznieto recién nacido e importantes papeles cuyos trámites son costosos y demorados, y su cartera, es decir, todo lo que había dejado.

Pidió hablar con la administradora ante la insólita respuesta del responsable, pero no encontró la solución esperada. Esta funcionaria, la instaba también a una actitud conformista: “lo que perdiste, no lo vas a recuperar”

Mi suegra, atónita ante tanto desamparo, pidió que viniera la patrulla, y posteriormente acudió a la estación de policías de la calle Aguilera, en Lawton para formalizar la denuncia del robo.

Al contar el hecho, muchas personas le mostraron su preocupación por los carteles que se ponen en los guardasbolsos donde se dice que allí no se responsabilizan con los objetos de valor que puedan contener las pertenencias de los que acuden a estos establecimientos. Y surge la duda: ¿si me obligan a dejar mis cosas para entrar y evitar la sustracción de bienes del estado, por qué no se responsabilizan con la integridad de mis propiedades? ¿Por qué debo sacar lo que tenga valor?

Otros se cuestionaban la exigencia del carné de identidad como una constancia, algo prohibido por las regulaciones que establecen que cada ciudadano debe portar este documento y no puede ser retirado en calidad de garantía o depósito.

La sustracción de la cartera ha evidenciado además la falta de información que tienen los ciudadanos sobre la reorganización de las cadenas de tiendas para la venta en divisas y acerca de los procedimientos a seguir en estos casos, incluso sobre los derechos ante situaciones como ésta.

Luego de 10 llamadas a diferentes lugares se pudo conocer que la tienda Brimart pertenece a la Sucursal Oeste del Grupo Cimex que se encuentra en Playa. La respuesta de la telefonista de este lugar, le puso la tapa al pomo: “No se encuentra ninguno de los que podrían atenderla, pero la señora tiene que venir hasta aquí y verlos personalmente”. Parece que el robo y la indolencia de los responsables en la tienda no fueron suficientes, la voz que enlaza a los ciudadanos con la casa matriz convocaba a una anciana, a dar un viaje desde Arroyo Naranjo, sin la certeza de ser atendida, ante la posible ausencia de los especialistas.

Mi suegra se atormenta cada vez que recuerda el pedazo de cartón con el número 036. Las amigas la instan a comenzar de nuevo: hacer los trámites para tener sus papeles, reunir y adquirir otro celular y buscar un CD para que le pongan las primeras imágenes del biznieto, el mayor tesoro de su cartera; pero ella no se resigna. Tiene además una gran preocupación, debe seguir acudiendo a las tiendas recaudadoras de divisas para comprar productos indispensables, pero no sabe cómo reaccionarán los empleados cuando se niegue a dejar sus pertenencias en un guardabolso inseguro.

Aixa Hevia Gonzalez es Vicepresidenta de la UPEC

Anuncios

3 comentarios sobre “Guardabolsos inseguros

  1. Hola Aixa, primera vez que leo algo suyo. Por lo cual concluyo que usted apenas escribe pues de Cuba me lo bebo todo.

    Soy un chico cubano de casi 69 años, un chaval de playa y sol. Mientras viví en Cuba desconocía las propiedades de la nieve. Nunca la había visto caer, ignoraba lo blanda que parece al principio, la facilidad con que se hunde bajo los pies y el peculiar sonido de su crujido.

    Con 41 años fui a Moscú, había menos 20 grados. Hasta ese momento no supe que la nieve hace que todo quede en silencio y acalla los ruidos del mundo.

    Lo sucedido a su suegra hace dos años es muy lamentable. Deseo que ella y usted hayan encontrado la justicia necesaria para sancionar al culpable y que la señora recuperara sus pertenencias. No hay derecho a soportar semejantes gamberradas.

    Confieso que me cuesta creer que en el mundo haya países con mercados donde uno tenga que dejar el bolso antes de entrar. Desde luego yo nunca dejaría un bolso, ni una hostia, vamos ni de coña.

    Pero la razón de estas líneas no es el bolso de su suegra ni los mercados, a los cuales solo voy cuando no me queda más remedio. Lejos estoy de ser consumista, pacotillero ni merolico.

    Le escribo para pedirle, encarecidamente, que sea usted más correcta, y justa, cuando se refiere al periodista holguinero expulsado, o cuando se atreve a decir que con sus opiniones Ravsberg afecta a las personas decentes.

    Aixa no se enfade pero… ¿quién es usted para hablar en nombre de las personas decentes de Cuba? ¿Quién? ¿Quién se cree usted que es…?

    Pienso que usted lo que intenta es acallar ciertos ruidos del mundo cubano. Está haciendo como la nieve. Sí, como la nieve.

    Si de verdad cree en el cargo que ocupa en la UPEC, demuéstrelo.

    Le agradecería que la próxima vez que critique algo sea uno de los incontables problemas que afectan a la prensa en Cuba, tema en el cual usted tiene una enorme responsabilidad.

    Y dejémonos de nieves. Y de vainas.

    Cordialmente

    Raúl Cordovés,
    desde Gran Alacant, Alacant, a 27 de agosto de 2016, sábado

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.