FIDEL


Por Félix Manuel Calvo Araújo. Decir Fidel es pensar en pruebas, adversidades y victorias. Su nombre ha entrado a la historia mundial por haber convertido en potencia moral a un pequeño país de apenas 110 922 kilómetros cuadrados. Mencionar su nombre es pensar en voluntad férrea, en carácter indoblegable e inteligencia profunda; su defensa de los países en desarrollo, lo han hecho líder de los humildes, de los que añoran y creen en que un mundo mejor, de paz, sí es posible.

Decir Fidel es decir Cuba, Martí, Moncada, Sierra Maestra, Revolución. Su mayor reto es estar vivo y haber desafiado a la muerte en 667 oportunidades, cifra idéntica a los intentos de atentados “conocidos”, planificados por el imperialismo para intentar desaparecer al hombre, desconociendo que “las ideas no se matan”. Nuestros enemigos históricos han ayudado a convertirlo en leyenda, desde aquel día en que en la Sierra, frente a un bohío destruido por bombas “Made in USA”, le hicieron jurar que los yanquis pagarían por lo que habían hecho. La vida le ha dado la razón a sus 88 años.

Fidel le pertenece a cada país saqueado, agredido, a cada niño con hambre, pero con esperanza en un futuro diferente; Fidel es nuestro, de todos, incluso de quienes siendo sus enemigos, le admiran y enaltecen. “Fidel, ve del otro lado de la esquina, Fidel escucha la hierba crecer”; Fidel es su pueblo rebelde, estoico y creador. Su humildad y sencillez, únicas e inequívocas virtudes sinónimos de grandeza pura y real, que le llevan a creer, como Martí, que la gloria toda, cabe en un grano de maíz.

Fidel para los cubanos y cubanas se ha convertido en un estado del alma, parte intrínseca de quienes pertenecemos al bando de los dignos. Su altura de hombre de ideas, padre, constructor de pueblos, impulsan el sol junto a otro Comandante solar y volcánico, “que sintió como sienten las entrañas de la tierra, la inmensidad continental y lo alto de las montañas”, Chávez, su amigo, hijo, hermano… que a su lado lucha y luchará mientras haya un hombre y una mujer de bien, enfrentados a quienes pretenden cubrir a la América nuestra, de miseria en nombre de la libertad.

Fidel ha sabido tan grande como el Turquino, hacer realidad la frase martiana allí anclada para la eternidad: “Escaso como los montes, son los hombres que saben mirar desde ellos, y sienten con entrañas de nación y humanidad”. Fidel ha sabido alzarse y mirar desde una altura que le ha permitido desde el presente “acudir al futuro y regresar para contárnoslo”. Él, Martí y todos los héroes y heroínas de una Revolución victoriosa a pesar de los pesares, iluminarán nuestro camino de tierra irredenta hasta la victoria siempre.

5 comentarios sobre “FIDEL

  1. Cuando GIlda Madera y Celia con su padre colocaron esa escultura de Martí con esa frase suya en lo alto del Turquino aún no sabían la trascendencia de Fidel en los años que estaban por venir en Cuba con él al frente, nunca una frase hizo tanta alusión directa al líder histórico como esa. No por gusto ha sido Martí el autor intelectual de casi todo en Cuba.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.