#TenemosMemoria: crímenes de una dictadura


Al triunfo de la Revolución, la alegría desbordó las calles. Había huido Fulgencio Batista, el tirano que tantos hogares enlutó. Por eso, era imprescindible recordar a quienes ya no estaban, porque habían quedado en el camino del desafío constante a la muerte en que se tornó la lucha a partir del golpe de estado del 10 de marzo de 1952, cuando la historia marcó el inicio de la dictadura que sufrieron los cubanos hasta el primero de enero de 1959.

Era imprescindible recordar al hijo joven que salió y no regresó a casa, ni jamás se supo de su paradero; al padre sacado a la fuerza del hogar y, luego de días de encierro y tortura, fue asesinado; a los estudiantes que, por defender sus derechos, eran castigados hasta perder la vida; al campesino, cuya solidaridad con los rebeldes, fue silenciada alevosamente, y las personas inocentes jamás vinculadas a la lucha que, tristemente, resultaron presas fáciles para los verdugos. Fue muy alto el precio.

Por eso, en las Ediciones de la Libertad, dedicadas al triunfo de enero de 1959, BOHEMIA hizo un recuento de aquellos hechos sangrientos. Y ahora lo retomamos especialmente para mostrar a las víctimas indefensas de esa, la etapa más oscura de la historia de represión que vivió la Isla.

Los años de mayor intensidad agresiva de la tiranía fueron 1957 y 1958, porque a medida que se incrementaba la resistencia se consolidaba la lucha clandestina y avanzaban las tropas rebeldes, los sicarios arreciaban sus indiscriminadas cacerías: fosas comunes, cuerpos sin identificar y personas cuyo paradero es aún una incógnita. Va a tantas vidas cercenadas este tributo, porque esos miles de cubanos, víctimas de la dictadura, no están en las sombras del olvido.

Más imágenes en el sitio de Bohemia.
Cronología de los crímenes desde 1952 hasta 1958

Un comentario sobre “#TenemosMemoria: crímenes de una dictadura

  1. Mi hermano de ideales:
    Jamás podré olvidar, cada vez que me quedo ahogado, por tener tan dañados los pulmones por la golpiza tan grande que me dio el torturador «Pata de Ganso», teniendo yo solo 13 años de edad.
    Desde 1957 me juré que no claudicaría en la defensa de Cuba.
    Y a partir de ahí me permitieron participar en el estudio de la teoría revolucionaria de nuestro movimiento: el Marxismo-Leninismo.
    Como dijo Camilo «Primero dejaría de vivir» que traicionar a nuestra causa.
    Solo unidos lograremos el Comunismo.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.