Nuestro objetivo es PROVOCAR


Por Luis Ernesto Ruiz Martínez. El amigo bloguero Carlos Alberto Pérez Benítez ha publicado en su blog este viernes, por cierto santo para muchos en el planeta, una nota aclaratoria a un texto del profesor Luis Sexto (reconocido periodista cubano) titulado El lanzallamas. Creo necesario sumar mi visión a este debate pues aunque reconozco que varios blogueros suben demasiado de tono sus críticas (les aseguro que algunas me resultan imposibles de digerir) no creo que sea necesario continuar acusando a todos por igual. Coincido plenamente con el chiringuero cuando afirma que “si estas cosas suceden es porque precisamente la prensa no ha sabido representar su debido papel, decir lo que tiene que decir y como lo debe hacer”.

No creo que sea sano desconocer que en la blogosfera cubana que poco a poco se va ganando su propio espacio, a veces en un proceso traumático, existen verdaderas lecciones del buen hacer. Ojalá logremos ponernos de acuerdo porque si bien la estridencia aturde, también lo hacen el menosprecio, el mirar por encima del hombro y hasta desconocer que se puede decir de una forma diferente. Al César, lo que es del César.

A continuación reproduzco el texto de Luis Sexto (El lanzallamas) publicado este 15 de abril en Juventud Rebelde:

Cierta crítica de hoy, particularmente en la blogosfera, aturde, porque se caracteriza por la estridencia, que en términos estilísticos se refiere a la brusquedad de las palabras y al tremendismo del tono.

Sin apretar las analogías, parece que aún perdura la tradición decimonónica del énfasis vargasvilesco, calificativo que sirve para nombrar la retórica del denuesto, uno de cuyos exponentes fue el colombiano José María Vargas Vila. ¿Qué comparación propondríamos para definir esta crítica? Tal vez sea un lanzallamas que calcina aquello mismo que procura mejorar.

Esa crítica huele a bilis, porque se escribe o se habla como en un movimiento gástrico. Admito que la estridencia  —esto es, el insulto y la intransigencia— tiene un atractivo. Los lectores, oyentes o televidentes, en medio de una circunstancia social que no se explican, probablemente se compensen cuando lean, oigan o vean que cuanto sufren recibe los efectos restallantes del tambor de la ira. Ah, qué alivio.

Vistas así las cosas, habría que preguntar para qué otra función sirve el insulto y la negatividad. ¿Acaso ayuda a comprender la realidad o, en cambio, colabora a que se deteriore más? Poco útil resultaría un análisis que no tenga en cuenta los diversos factores que determinan un problema, o que niegue pontificalmente competencia «a otros» para resolverlo. Concluyendo, además de atizar el encono y prodigar el desahogo por ósmosis, ¿qué beneficio produciría una crítica contra la rigidez, articulada severa y enconadamente? La disyuntiva, a mi parecer, se reduciría por consiguiente a una opción: crítica equilibrada o crítica colérica; sugerente o estridente.

Quizá sea atinado empezar aceptando que lo que distingue u opone entre sí a la estridencia y a la sugerencia no es la forma. Porque la forma es el contenido, y este, la forma, por obra de una mediación dialéctica muy conocida. Y crítica estridente y crítica sugerente se diferencian, incluso se oponen, por las intenciones con que ambas se cristalizan. Como vimos, la estridencia escancia el furor, la petulancia y hasta el oportunismo político. Tiende a rebajar, desacreditar. La sugerencia, en cambio, analiza a la redonda; juzga lo que ve junto con lo que permanece en sombras; comenta mediante argumentos y propone sin disponer.

Según opiniones como la de la periodista mexicana Alma Guillermoprieto, la crítica estridente ha legado el ruido y el escándalo. Y la crítica sugerente, digo yo, el equilibrio, la visión multilateral y la capacidad de evidenciar… Desde luego, lo dicho es solo una sugerencia.

4 comentarios sobre “Nuestro objetivo es PROVOCAR

  1. Ojala los que hoy no miran con buenos ojos lo que queremos hacer los blogueros mostrando nuestra realidad y cuando sea necesario acudir a la crítica (defenderé siempre la crítica sincera, respetuosa y bien fundamentada) se dejen “provocar” y no entiendan que no somos competencia. Pretendemos ser complemento en una Cuba que sigue dando muestras de cambios, pese a los que prefieren hacerse los ciegos.

    Me gusta

  2. Además de estar de acuerdo con la opinión, agrego que ya estas normativas están prácticamente impuestas y hasta pesan en la evaluación periodística. Es decir, que estamos obligando a crear blogs a quienes no ven en ello el espacio personal para exponer otros criterios u opiniones No incluidos en la línea editorial de su medio de prensa. Aparecen entonces los blogs rígidos, convertidos en replica del trabajo realizado por el periodista para su medio y sin el original punto de vista personalizado.
    El tema de la crítica es un asunto más complejo. Algunos alegan que no la desempeñan porque estarían propiciando herramienta a los enemigos y otro cosa muy cierta, los criticados casi nunca…por lo menos en la esfera local de los municipios, leen estos espacios.
    Claro, hay que recordar que sostener un blog a través de la cuenta de un medio de prensa es avalar el apoyo a la política del mismo, encargado de pagar los gastos de internet.

    Me gusta

    1. Estoy plenamente de acuerdo con usted, ojalá lo hicieran siempre por estar convencidos que aportar nuevos puntos de vista a un trabajo periodístico o las barreras o ayudas recibidas para su realización será siempre preferible que transcribir el mismo texto que se publicó en el medio en que se está “emplantillado”.
      El tema, como bien dices, es muy complejo y no se puede analizar desde un único punto de vista. Lo que pocos dudan es que poco a poco la situación va cambiando, aunque no tan rápido como necesitamos. Ojalá llegue pronto el tiempo en que sí lean los textos hasta en los municipios.
      Gracias por llegar y por sumarse al debate. Invito al regreso.

      Me gusta

  3. Después de leer el comentario de Luis Sexto, me parece que la reacción ha sido excesiva. es decir, que la reacción demuestra lo que él no dijo. Sexto no generalizó. Hay que saber leer los matices. El comienza diciendo: Cierta crítica, particularmente en la blogosfera… Es decir que no es toda la crítica. y sólo podría mortificarse quién hace, precisamente, lo que Sexto plantea: estridencia, en vez de análisis sugerentes. La experiencia enseña que si a veces no se saber escribir, tampoco se sabe leer. Hay que leer lo que está escrito y no leer lo que uno supòne que está escrito.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .