Cuba: palabras fuertes con buena fe


Israel Rojas, director de Buena Fe. Foto: Abel Ernesto/AIN.
Israel Rojas, director de Buena Fe. Foto: Abel Ernesto/Archivo AIN.

No es un paseo por “Los jardines del Edén” esto de hacer revolución. Es un proceso de choques y desencuentros, de negociaciones y rupturas, de avances y decepciones, de saber renunciar y volverse a enamorar muchas veces. Es como la vida misma. Entonces cada cual corre su propio riesgo. El que se abalanza sobre el horizonte debe estar consiente que le afectaran las lógicas y hasta las ilógicas fuerzas de la física y hasta de lo aún no conocido. Quien tiene el deber de preservar, ha de saber que tendrá inclemencias, bacterias provechosas y depredadoras. Lo que no debe suceder jamás es que no existan los espacios para el intercambio que contribuya en el menor tiempo posible a que se imponga lo que entendemos como verdad, pero como siempre es relativa, si nos equivocamos, que sea un error por convicción.

Así ha dicho Israel Rojas, líder del popular grupo cubano Buena Fe, en un texto que circula en espacios digitales. Y agrega:

Ya he visto de todo. Funcionarios cobardes, tomando decisiones para cuidar el carro y el cargo, otros que no temen arriesgar el pellejo, fieles a sus ideas y son los mismos con o sin guayabera. Pero también he visto a intelectuales buscando victimizarse para tener aval de “reprimido”, lo cual da cierto “plus” de legitimidad seudoartística y a otros tender la mano al crítico que le ayudo a crecer  o tender puentes de intercambio, respeto y comunicación con el supuesto sensor más enconado. Creo en la solidez de las obras humanas, porque detrás está la cara del artista, pero el alma de muchos facilitadores u obstaculizadores necesarios.

En otra parte de la entrevista que le concedió a Ida Garberi afirma:

Creo que hay que repensar a Cuba. Y creo que hay estructuras y organizaciones políticas necrosadas. Por ejemplo: una organización que por sucesivas épocas importantes de la historia reciente de Cuba (Angola, derrumbe del campo socialista, Periodo Especial, inicio de la Batalla de Ideas), deba esconder los discursos y fotografías de sus máximos exponentes, (todos ellos queridos, seguidos, admirados, ponderados en su momento)…porque al final… “no salieron buenos”…o eran “cuadros probetas” como se dice ahora, es un desastre de insospechadas magnitudes. Y es un fracaso pues hiere ahí donde es esencial. Si algún patrimonio debe tener una organización política, religiosa o filantrópica es CREDIBILIDAD. Hoy más de la mitad de los jóvenes en Cuba no saben quiénes son sus líderes políticos juveniles y lo que es peor, no les importa.

El cierre me parece genial: No debe temerse a cerrar ciclos, pues siempre habrá la opción de abrir otro, aprovechando las lecciones de las experiencias buenas y malas del pasado. Que nadie crea que soy un irresponsable que pretendo desarmar a la revolución. Sencillamente afirmo (desde mi simple condición de ciudadano) que en épocas de fusiles, no es sabio aferrase valientemente a escudos de madera.

Les sugiero leerlo completamente en el blog de mis amigos de La Joven Cuba

Anuncios

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.