El GRANMA y los francotiradores oportunistas


portada-granmaPor Luis Ernesto Ruiz Martínez. Tremendo revuelo se ha creado desde que en la noche del martes se comenzó a difundir la noticia, confirmada en la mañana del miércoles, sobre los cambios producidos en las direcciones de los periódicos Granma y Juventud Rebelde. Cual verdaderos francotiradores algunos se lanzaron en picada contra el diario que lleva honroso el nombre del invencible yate que trajo desde México a Fidel Castro y los expedicionarios. Las respuestas dignas no se hicieron esperar.

Raúl Capote Fernández ha publicado en su perfil de Facebook y en su blog este encendido comentario:

Quién no desea en Cuba que NUESTRO periódico insignia sea mejor, que ocupe el lugar que le corresponde, que se ganó tras años de defensa de nuestra Revolución, periódico que inmovilizado por mecanismos absurdos, por políticas erradas, por censuras y autocensuras, se quedó rezagado y se negó de tal modo que perdió mucha de la confianza de los lectores. Nuestro periódico que lleva el nombre glorioso del yate Granma, (será que también proponen lanzar al Granma con todo y la palma al fondo del armario).

Lázaro Berredo merece nuestro respeto, nunca he sido defensor del estilo de trabajo de Granma, lo critiqué siempre que tuve espacio para hacerlo, sinceramente, de corazón, como revolucionario.

Pero todo el que sirvió merece honra como nos enseñó el Apóstol.
Adelanto que si de algo no se me puede acusar, es de haber sido “complaciente” con lo mal hecho, cuando estaba de moda ser “complaciente”, arriesgué la crítica y me busqué problemas, todos los que un revolucionario se debe buscar enfrentando oportunismos, burocracias, inmovilismos, los moderados complacientes de entonces me llamaban hipercrítico, ahora crece como la verdolaga una nueva especie dispuesta a destruirlo todo, a desmontarlo todo en nombre de la “crítica”, con irresponsabilidad absoluta serruchan el piso donde están parados, alegremente abren las puertas a sus verdugos que aplauden entusiasmados .La música halagadora de los aplausos, como bien dice un intelectual cubano que vive en Miami, les impide escuchar el sonido de los cuchillos sobre las piedras de amolar, escuchan los aplausos que creen dirigidos a ellos y en su inmodestia siguen rompiéndolo todo, icono tras icono, símbolo tras símbolo. Los enemigos de siempre, los de antes, los de ahora, preparan el convite, a donde claro, no está invitada la “chusma mulata” el pueblo que desprecian y al que sueñan meter de nuevo en cintura.

Llamo de nuevo a disentir desde la cultura, tengo confianza absoluta en la juventud cubana, les conozco bien y no encuentro en ella, ni le sumo visiones, errores y pesadillas ajenas, como algunos hacen para justificar su odio y su rencor agazapado y ponen en boca de los demás su abandono y descreimiento.

Quiero recordar unas palabras de un célebre intelectual cubano, Jorge Mañach, alguien a quien nadie puede acusar de izquierdista (¿Verdad?), “La alegría es aún más apetecible, porque cuando es alegría auténtica, denuncia una juventud interior, una riqueza de vitalidad que multiplica nuestro entusiasmo para todas las faenas del esfuerzo… Pero así como la alegría, para que sea fecunda, para que realmente ilumine nuestras vidas, ha de tener motivos verdaderos de satisfacción –diáfanos focos interiores de amor y de estima–, así también la audacia es sólo válida y decorosa cuando la abonan una responsabilidad y una disciplina…El sentido crítico se acendra en Cuba por doquier con el advenimiento de una juventud enfrentada a una mayor experiencia colectiva. El choteo como libertinaje mental está a la defensiva. Ha llegado la hora de ser críticamente alegres, disciplinadamente audaces, conscientemente irrespetuosos”.

Unas horas antes Jorge Legañoa escribía:

Colegas amigos y blogueros han salido en una cruzada de “euforia” porque hayan cambiado al director de NUESTRO periódico Granma. No hay seres humanos perfectos, ¿estamos claros en eso? Lázaro Barredo podrá tener cosas que criticarle -como todos los seres humanos- lo que no entiendo es la malsana capacidad de algunos de apelar a una falsa ironía refinada y culta para valorar lo que es en síntesis una RENOVACIÓN. Para que nadie me esté sondenado lo declaro: Sí, me parece bien el cambio, pero le reconozco a Barredo que trabajó como un mulo y es tremendo revolucionario.

A Pelayo Terry le doy todo mi apoyo y que diga qué hay que hacer para ayudarlo a construir un Granma mejor. A los de la mala leche con Granma y la prensa cubana, OJO, no midan con la misma tabla que los han medido. Quizás muchos se sorprendan con las ideas que se mueven para la “abuelita”, como algunos se burlan, pero que respeto por el servicio y la experiencia de todos estos años.

Lo cierto es que al parecer muchos están ahora padeciendo de amnesia. Que pena descubrir que algunos se olvidaron de “Cartas a la Dirección” y el enjambre de criterios polémicos que se generó, o las duras críticas a diferentes sectores que hemos visto en un Granma que puede y TIENE que ser mejor.

No hay peor lector que el que no quiere leer…

6 comentarios sobre “El GRANMA y los francotiradores oportunistas

  1. Coincido. Barredo hizo lo que supo y pudo. Hay que ver lo que son madrugada tras madrugada, con la presión del cierre y todos los compromisos sociales y políticos que tiene Granma encima. Como dice Legañoa: de que trabajó como un mulo, y que es tremendo revolucionario, yo tampoco tengo dudas.
    En la prensa, como en el resto de la sociedad, hay que considerar la renovación como lo que es: algo natural. Y aquí la “política de cuadros” funcionó bien: Pelayo tiene experiencia y resultados como para asumir una responsabilidad tan compleja, y echar pa´lante el Granma. Y, a su vez, la que lo sustituye a él (Marina) también.

    Me gusta

  2. coincido plenamente con el comentario ,cuidado con oprtunistas que lo quierren serruchar todo y sufren de amnesia al ser humano hay que reconocerle sus virtudes y defectos y no hacer lena del arbol caido detras de un extremistas hay un oprtunista este viejo adagio no surgio por gusto , y creanme que no tengo ningun blog ni soy periodista no soy fanatico y si revolucionario

    Me gusta

    1. Asi es Josue
      Lo más cómodo es criticar cuando nos cae en la mano la oportunista ocasión.
      Lo que nos toca a los revolucionarios es proponer ideas y discrepar siempre, cuando es menester criticar lo hacemos, pero NUNCA pensando en destruir al criticado.
      Saludos desde Holguín

      Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .