Soy otro escribidor de blog que se siente atacado


Por Luis Ernesto Ruiz Martínez. Resulta desconcertante enterarse por otros que uno no es lo que pensaba desde hace mucho. Me sentía un bloguero en todo el sentido de la palabra y descubro que NO LO SOY, soy apenas un “escribidor de blog” que no sabe lo que hace por el simple hecho de no haber estudiado periodismo. Bonita manera de darnos un calificativo para preocupar a cualquiera.

Les confieso que no es el momento adecuado de ponerme a exponer mis razones cuando mi colega Harold Cárdenas Lema lo ha hecho tan bien en su post “El escribidor de blog” en respuesta al artículo Sin prisa, pero sin pausade Juan Marrero publicado en el sitio Cubaperiodistas. Comparto plenamente las declaraciones de Harold y me sumo a su preocupación por este “aparente” desconocimiento de lo que es hoy una comunidad diversa pero muy comprometida con la realidad de su país. Si no todos, la mayoría sí lo está.

Aquí les dejo el texto:

Soy un pecador, cometí el pecado original de no tener una formación como periodista o comunicador social y aún así pretender dar una mirada sobre mi realidad. Comprendí mi grave error cuando leí un artículo publicado el 26 de septiembre en el sitio oficial de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC). Yo que creía ser bloguero aprendí en ese texto que esa palabra no existe, no se menciona, soy solo un “escribidor de blogs” que no está afiliado al movimiento periodístico nacional.

Resulta difícil no sentirse aludido en un escrito tan ambiguo. En él se dice que los medios nacionales están mejorando en la lucha contra el secretismo, una opinión que comparto pero la considero un resultado multifactorial, un producto de la acción constante de los inconformes en nuestra sociedad, algo a lo que han contribuido también los blogueros cubanos y el autor desconoce.

Si la intención era hacer referencia a que algunos pecan de hipercríticos e ignoran los pasos positivos de los últimos años, entonces comulgo con la idea e incluso ya hemos hecho referencia a ella anteriormente, pero lo publicado deja un sabor muy negativo que es difícil de ignorar.

Quizás si los blogueros hubieran sido un movimiento feliz carente de contradicciones ese artículo no hubiera provocado el dolor que expreso, más aún cuando fue escrito por un funcionario de larga trayectoria en el periodismo de nuestro país. Quizás el autor desconoce de las sanciones laborales que sufrieron los primeros en una blogosfera que en estos días llega a convocar a Julian Assange a mostrar su solidaridad con Cuba, que están en la primera línea de defensa de este país, que se equivocan en ocasiones pero lo hacen trabajando voluntariamente por un país mejor, cuando muchos otros no se atreven a arriesgar sus miserias.

En el artículo se les reclama a los blogueros creerse “dueños de decir todo lo que les venga en ganas”, nada más parecido a la libertad de expresión, nada más parecido a lo que debe ser el espíritu de una Revolución por muy bloqueada que esté. Si el autor se refería a la responsabilidad que implica esta labor, créame que un bloguero siente la misma presión que un periodista que quiere ser objetivo y útil a su sociedad.

Nunca he buscado distinciones entre aquellos que escriben en la web, la calidad o el valor de un texto no radica en un título universitario o no, ni siquiera lo había pensado pero obviamente otros sí. Hace unos días vi a una estudiante de periodismo preguntar en una conferencia cuántos de los blogs más consultados son escritos por periodistas, la pregunta era retórica e incluía cierta malicia pero no dejaba de señalar algo sintomático: no se puede despreciar o hacer diferencias entre profesionales o no, el sectarismo no conduce a ninguna parte.

Confieso que el mencionado artículo me deja preocupado, quizá debo esperar a que se otorguen las licencias para los “escribidores de blogs”, debo tener cuidado de no violar alguna ley o resolución, digo, otra que no sea la 127 que sí tengo que irrespetar a diario para seguir existiendo en la web.

Soy un pecador, cometí el pecado original de no tener una formación como periodista o comunicador social y aún así pretender dar una mirada sobre mi realidad. Soy un escribidor de blogs que se comunica mediante ellos por falta de otra vía, este artículo me ha dolido porque muestra cuánto desconocimiento existe aún sobre la blogosfera entre algunos funcionarios del mundo periodístico, este es un hecho… y parafraseando al autor en cuestión: “nadie lo puede tapar con un dedo”.

4 comentarios sobre “Soy otro escribidor de blog que se siente atacado

  1. Por ser optimista, es un problema de ajuste y de adaptación, como los coches y conductores noveles que llevan una L en la parte trasera.
    Ya nos la quitaremos cuando se ruede todo esto mejor.
    Internet permite muchas más posibilidades y no se puede poner puertas al campo.
    No hay nada que temer, encauzar,dirigir, entre otras cosas, prudencia si pero no miedo y eso es lo que destila de todo este asunto. Yo lo veo desde la distancia: hay gente preparada suficientemente en Cuba para estar en estas nuevas trincheras, din título universitario de periodista y sin carnet del partido. Eso en mi pueblo se llama corporativismo gremial exagerado.
    Yo no lo tengo, no soy cubano y combato tanto la gusanera como el inmovilista dogmático que no admite nada y con sesgos sectarios.
    Para escribir en un blog, no todo tiene que ser estado mayor de la Facultad de ciencias de la Información.
    Estos últimos, los burócratas inmovilistas alejados del pueblo, me refiero,trajeron lo que trajeron al campo socialista europeo.
    Aprendamos de la historia y de las reflexiones de Fidel. Cambiar lo que tenga que ser cambiado.
    Urge revisar y criticar todo lo que sea criticable.
    Asi que los títulos nobiliarios para la aristocracia.

    Me gusta

  2. Los blogueros son relativamente algo nuevo en Cuba y son atacados como todo lo nuevo. Se le tiene miedo al cambio, pues estos son los periodistas del siglo 21, que no necesitan ser formados en la carrera de periodismo o comunicación social; lo único que deben tener son las ganas de comunicar e informar. Los holguineros tenemos el ejemplo de Yordanis Rodríguez Laurencio, que no es graduado de periodista y se desempeña mejor que algunos que si lo son. Pues no se sienta mal, y continue dando su Visón desde Cuba.

    Me gusta

  3. Los blogueros no periodistas estamos acostumbrados a este tipo de comentarios de quienes ven con malos ojos o cierto recelo la labor que realizamos.
    Contrasta con ello la opinión de muchos excelentes periodistas que conozco que aprecian y estimulan el desarrollo de la ya evidente BlogiosferaCuba.
    Ser bloguero es una actitud responsable ante la realidad y por ese camino andamos muchos, entre los que me incluyo. No me arrepentiré nunca de aquel primet teclazo en este blog.
    Sea una cosa u otra mis visiones seguirán surcando el entremado complejo de cables, enlaces y desconexiones.
    Gracias por los comentarios.

    Me gusta

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .