Razones para aplaudir o rechazar, pero razones al fin


Por Luis Ernesto Ruiz Martínez. Las razones siempre pueden ser aceptadas o rechazadas, pero ante todo tienen que ser respetadas. Las diferentes voces de la blogosfera cubana buscan crearse un espacio y es lo que nos hace tan creíbles en tanto efectivas sean sus argumentaciones. Lamentablemente aún quedan muchos que no son capaces de entender que necesitamos aprender a debatir y escuchar criterios diferentes siempre que no pretendan torcernos el camino largamente construido.

Mientras anden por ese difícil proyecto, bienvenidos sean. Comparto con ustedes algunas provocaciones de los muchachos de La Joven Cuba que sigo creyendo jóvenes revolucionarios que dicen a su modo lo que piensan.

Dice Harold Cárdenas en su blog: “Blogueo pese a la censura que me hago yo mismo. No sé qué escribir que no sea manipulado por unos y malinterpretado por otros. No puedo escribir sobre el amigo que perdió el trabajo por un post, ni de la señora que fue sancionada en su centro laboral por recibir un correo que nunca leyó. El que dijo que la verdad siempre sería revolucionaria, no fue bloguero en la Cuba de hoy”.

Y agrega: “Si escribo sobre alguna de estas cosas, por mucho que el ánimo sea de resarcir esos errores, los enemigos de mi país y sus seguidores lo utilizarán para agredir a la Revolución, la pobre, que paga todas las culpas y platos rotos que provocan muchos que se dicen (y se creen) revolucionarios cuando en realidad la maquinaria burocrática ya los ha hecho suyos”.

Solo recordarles a ellos y los muchos que quisieran un “debate abierto” en nuestra sociedad que eso es muy saludable, pero no todo el que lo promueve quiere ofrecernos opciones de PAIS, sino todo lo contrario. Es cierto que desde fuera muchos manipulan estos temas, pero dentro otros tantos prefieren esconder la cabeza antes de sentarse a conversar. Mis amigos de La Joven Cuba han pasado momentos amargos que no han sido completamente injustos o inmerecidos. De ellos depende en gran medida cómo siga la historia.

Un buen amigo me comentó un día que lo realmente facil es salir a “cazar” problemas en la Cuba de hoy y publicarlos en forma de post. Están en todas partes y como bien sabemos se alimentan con las ineficiencias de algunos que, con marcadas intenciones, hacen de ello una forma de vida parásita. Mi consejo a los blogueros de la Universidad de Matanzas no será jamás que callen para evitar “problemas”, sino que alcen su voz para juntar voluntades a pesar de los pesares pero con los pies y el corazón bien puestos en esta tierra nuestra.

9 comentarios sobre “Razones para aplaudir o rechazar, pero razones al fin

  1. Luis Ernesto, por más que los muchachos de LJC puedan haberse equivocado, yo sí creo que a quienes causaron eso que llamas momentos amargos se les fue un poco la mano y hasta el brazo. Tampoco creo que de ellos dependa mucho lo que pase en el futuro, porque las decisiones no están en sus manos, más allá de aquella de seguir blogueando y seguir defendiendo a Cuba y su Revolución

    Me gusta

  2. Sobre “MI DERECHO A HABLAR”.
    Queridos hermanos:
    Comparto debates en La Joven Cuba, en el blog, y con ellos directo por sus correos y Facebook, demuestran ser revolucionarios.
    Hay un hecho, demostrado por los resultados prácticos, sí se sigue obstaculizando la fluidez para la aplicación de los Acuerdos tomados con la participación en los debates del pensamiento de las masas populares, ¡es una realidad!, y se siguen publicando resultados de “investigaciones”, que arrojan “verdades” inconcebibles para sociedades donde prima la Propiedad Social Socialista Sobre los Medios Fundamentales de Producción, y que luego, ¡no pasa nada!, a lo sumo, se continúa con el “Movimiento de Ineficiencia Horizontal” con los culpables… Y se mantiene la repetición de los mismos problemas.
    Desde el “18 Brumario de Luis Bonaparte”, hasta las últimas obras de Lenin, se señala que el gobierno se debe estructurar de abajo hacia arriba, con un Parlamemnto Legislativo y Ejecutivo a la vez, con cargos revocables en cualquier momento, en dependencia de los resultados prácticos y concretos de su trabajo.
    Quienes hayan estudiado el artículo de Lenin “Como deben ser nuestros periódicos”, verán que la política debe ser el debate “a camisa quitada”, exigiendo la aplicación de lo estipulado en las Leyes, la Ley de Procedimiento Penal , y el Código Penal… ¡Que paguen los causantes de los males!
    Esa es la verdadera democracia, como DEMO= PUEBLO, y CRACIA= PODER, es decir, el pueblo como verdadero poder, no un poder representativo que, en los resultados prácticos, desoye los planteamientos de los electores.
    Exigir eso es pedir el cumplimiento de un postulado fundamental, indicado por los padres fundadores de la ciencia marxista-leninista, y de nuestro José Martí, para la nueva sociedad que aspiramos edificar “con todos y para el bien de todos” los cubanos patriotas.
    No puede ser malo que se hable sobre las cosas malas, lo malo es hacer las cosas malas de que se habla, y permitir que se sigan repitiendo.

    Me gusta

    1. Intento explicarme en breves palabras pues no me gusta aportar elementos cuando no tengo toda la información.
      Los “momentos amargos” a los que me refiero nada tienen que ver con las medidas cercanas o lejanas a la justicia que puedan haber sido tomadas contra ellos, pues reitero no tengo toda la verdad en la mano. Con ellos conversé en varias ocasiones (y respeté) la decisión de abrir el blog para dejar que se lo convirtieran en tribuna de quienes supuestamente desean ese “debate abierto”. Es una decisión de cada bloguero. Esa decisión unida a los problemas de conexión que por nuestras condiciones de universidad nos son comunes les generó buena cantidad de dificultades que pudieron evitarse. Esta es mi modesta opinión y solo por aprtar un elemento.
      RATIFICO EN MAYUSCULAS QUE LAS MEDIDAS DE LAS QUE HE ESCUCHADO Y LEIDO ME PARECEN EXAGERADAS.
      Vivimos en tiempos de unir más que de dividir. Un poco de cordura no vendría mal en ambas partes de cualquiera de los análisis generados o por venir.

      Me gusta

  3. Luis Ernesto, “momentos amargos” es un bonito eufemismo para una historia que algún día te puedo contar. Si los blogueros somos cuidadosos al escribir sobre temas que no conocemos a fondo, debemos serlo más aún cuando estos se refieren a temas que nos afectan a todos.
    Lamentablemente muchas experiencias en nuestra blogosfera han perecido por la influencia externa y a estas alturas los blogueros no nos hemos podido anotar una victoria sobre el dogma que promueve la estrechez mental.
    Por otra parte, resulta válido el punto sobre el “debate abierto” y lo compartimos nosotros también, que hemos escrito al respecto en otras ocasiones. Confieso que el post aun me tiene confundido y solo tengo una certeza: soy incapaz de cuestionarme tu derecho a esta opinión, más aún cuando conozco las condiciones tan difíciles en que realizas tu labor de bloguero.
    Un saludo desde Matanzas
    Harold

    Me gusta

Responder a karinamarron Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .