Una opinión, otra que aparece en la blogosfera sobre un caso controvertido, pero que aporta elementos muy sustanciosos como para dejarlos escapar. Recordemos a Buena Fe cuando nos alerta que tenemos “muchas Cuba en una Cuba”, pues lo verdaderamente inteligente es saber entender en cuál habitamos y hacia cuál nos quieren conducir. Influencias hay muchas y de todo tipo.

Espacio libre

LJCubaPor estos días en que otra vez el tema de La Joven Cuba (LJC) ha vuelto a comentarse en las redes, me cuestiono si vale la pena responder definitivamente la pregunta que todos nos hicimos unos meses atrás: ¿Qué pasó realmente con LJC? Y no me tomen a mal, por supuesto que entiendo que ir al fondo de las cosas, aclararlas, es vital para entenderlas; pero por otro lado no hay que hurgar mucho en este asunto para comprender que sus implicaciones van más allá de lo que pueda pasar con Osmany, Roberto y Harold, sino que es un tema para que todos pensemos en la blogosfera, independientemente del contenido de nuestros blogs o nuestros puntos de acceso a la red.

Ver la entrada original 1.349 palabras más

La opinión que le merece el texto que acabas de leer es muy importante para nosotros, ¿la compartes?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .